miércoles, 25 de febrero de 2015

Jugar a rol es como tocar en una banda de música

Últimamente estoy leyendo mucho rol "alternativo",  mas para documentarme que para jugarlo.
Jugar casi siempre termino jugando a lo mismo o a algo que me haya inventado yo (reglas y ambientación), y para leer la enésima ambientación clónica de fantasía o el centésimo sistema de reglas crunchy de turno pues como que no.
Pero eso es para otro post.

La cuestión es que dandole un vistazo a uno de esos clásicos que no había tenido oportunidad de disfrutar hasta el momento descubres porque algunas cosas son clásicos.

En concreto estoy con la versión comentada de Sorcerer. Un juego de Ron Edwards que ya tiene unos añitos...


Y entre sus hojas, entre otras muchas cosas, me he encontrado esta comparación entre los juegos de rol y las bandas de música.
  • Art or game? 
I think of role-playing as playing in a band: on Sorcerer night, you get together and make cool-sounding noises. You’ll have to try people out and have standards for their abilities. Everyone has to listen, everyone has to play honestly and hard, and no other group will be quite like it. It doesn’t concern winning, although showing off for your friends might be part of it. It has nothing to do with losing either, although screwing up or regretting things can play its role. In a band, if someone’s not having fun, they stop coming. If someone is not up to the level of the other members, or can’t handle their end of things, they stop getting invited. Eventually the band might be pretty good. When all is said, the rules you hold are just some instruments. The music is up to you.
Hay muchas cosas interesantes como que ganar o perder no es el objetivo, pero me quedo con la ultima frase (el resaltado es mio) porque incide en una idea con la que llevo una temporada dando la tabarra.

El manual (las reglas) es solo una herramienta mas. Lo que hagas con él depende de cada grupo.

Puedes coger el peor manual del mundo (menos vendido, peor valorado...) y disfrutar de una partida memorable con tus amigos. Y también puedes usar el mejor manual del mundo (mas vendido, mejor valorado...) y que salga un truño de partida insufrible.

Al final cada cual termina jugando a rol de la forma que mas le divierte.
Con o sin dados. Con un Master, dos, ninguno. Investigando, interpretando, machacando enemigos...
Nos dedicamos a hablar de los manuales y los demás componentes como si fueran el pan y la sal del rol, y eso es como hablar de los instrumentos. Si, son muy importantes, pero al final del día lo que queremos escuchar es música... jugar una partida.