jueves, 12 de mayo de 2016

Creatividad, originalidad y trabajo

Una situación tan habitual como descorazonadora:
Acabas de tener un idea genial que te tiene superilusionado, o incluso una en la que llevas trabajando una temporada, cuando de repente... ¡bam!, encuentras que alguien ya ha tenido esa idea, la ha desarrollado, y ha sacado un juego/aventura/modulo/producto.
¡Maldita sea!
¿Por que cuesta tanto ser original?

Es la respuesta evidente ante la decepción, pero quizás tendríamos que replantearnos la situación. ¿De verdad es sorprendente que habiéndonos educado todos en la misma sociedad, y teniendo todos el mismo acceso a fuentes, varias personas tengan la misma idea?
Por otro lado... ¿cual es el problema en que alguien haya tenido la misma idea?

Lo primero que tenemos que conocer son nuestros objetivos.

Si estamos creando algo para consumo personal, como una aventura para nuestro grupo, no tenemos ninguna necesidad de ser originales, solo buscamos hacer algo interesante. Es mas, descubrir que alguien ya lo ha hecho antes nos puede ahorrar trabajo o ayudar en nuestra tarea. En este caso es de hecho una buena noticia. Podemos aprender de aquellos que ya han realizado este camino.


Pero, y ¿si lo que queremos es hacer algo que después vamos a publicar o incluso vender?

Realmente tampoco cambia mucho la película.
Por un lado podemos seguir aprovechándonos del hecho de que alguien haya caminado por esa senda antes. Ver como se ha enfrentado al desafío y como ha solucionado ciertos problemas, y ver como se puede mejorar lo que ya hay. En cierto modo nos ahorra trabajo y nos permite comenzar desde un punto mucho mas avanzado.
Por supuesto también nos sirve para saber que es lo que ya hay y tratar de hacer nuestro producto ligeramente diferente.
Pero, por otro lado, la originalidad está muy sobrevalorada.

Soy original!!, nadie toca el triangulo como yo!!
Si, entre chascarrillos y en determinados círculos se valora mucho la originalidad... o la mezcla de lo de siempre de forma diferente, porque ser realmente original a estas alturas es bastante complicado. Pero a la hora de la verdad lo que vende no es lo original, no es la idea, no. Lo que se vende es el trabajo. Cualquier idea lo suficientemente trabajada, testeada, depurada y promocionada vende bien. Y al cine podemos remitirnos (¿alguien ha visto algún remake ultimamente?). No triunfan las obras de autor, triunfan las palomitas.

Por eso me hace mucha gracia cuando algunos creadores tienen miedo a mostrar sus ideas por miedo. ¿Por miedo a que?, ¿a que les copien?.
Algunos tienen en demasiada alta estima su creatividad cuando en realidad lo que todos hacemos es, en el mejor de los casos, remezclar, lo mismo que han hecho los demás... y quizás, con suerte, darle un puntito diferente. Y eso siendo muy generosos con lo que hacemos.
Por otro lado, si no das a conocer tus ideas difícilmente van a llegar a ningún lado.
Muy al contrario. Si nos "arriesgamos" a que los demás sean participes de lo que hacemos podemos conseguir un muy valioso feedback. Y, lo que no se puede copiar nunca es el trabajo invertido. Cuando te lo has currado se nota, y por mucho que alguien tome esa misma idea no puede dedicarle el mismo esfuerzo que tu. Ese trabajo, ese esfuerzo, es lo que hace realmente valiosa la idea ya que la lima y la depura.
Ah, claro, pero siempre puede venir Hasbro o FFG y copiar nuestra superoriginal idea.
Si, por poder... pero en general esa gente tiene cosas mejores que hacer que ir buscando creadores anónimos, pateándose todos los blogs de autores con delirios de grandeza, y robarles sus ideas. Normalmente están mas ocupados en vender sus productos (poco originales e insulsos comparados con nuestras obras maestras... si, pero curiosamente lo petan y venden como churros).Y si fueran a copiarte les costaría menos trabajo pagarte por ello que arriesgarse a un juicio y/o ganar mala fama.

Así que dejémonos de preocuparnos por lo original y novedoso, y simplemente hagamos lo que nos apetece.
Seguid escribiendo.
Seguid creando.
Seguid imaginando.