lunes, 29 de octubre de 2018

Reconquistando #IberoRol2018

Mola mucho repetir jornadas, porque significa que esas jornadas que te gustaron siguen dando caña y puedes volver a disfrutar de ellas. En este caso, IberoRol se han convertido en mi viaje rolero de Octubre. Uno que espero poder seguir repitiendo.


Un año después, aquellas pequeñas jornadas de Málaga que pretenden ser un lugar de referencia del rol español vuelven a la carga. Malaga Quest ataca de nuevo.

Este año engañé a Ezkardan y Masaga para que me acompañaran. Bueno, en realidad tampoco es que opusieran mucha resistencia :P
Nos coordinamos para ir en coche, y aunque son 6 horas de viaje desde Madrid, el viaje en buena compañía se hace corto. En realidad lo peor es el atasco para salir de Madrid :(

Este año hubo cambios de horario.
Las jornadas comenzaban el Sábado por la mañana, eliminando ese pequeño hueco para actividades del Viernes por la tarde/noche. Algo perfectamente comprensible ya que no solo resultaba extraño sino que no era cómodo ni atractivo. Ni para los asistentes locales, ni para los propios organizadores que tenían que darse la paliza de montarlo todo, ni para los visitantes de fuera de Málaga.
A cambio se alargaba el evento hasta el Domingo por la tarde. Algo que muchos no pudimos disfrutar, pero que le sienta muy bien a las jornadas.

En la web de las jornadas se puede ver la cantidad de actividades que se ofrecían este año.
- Sábado mañana: 16
- Sábado tarde: 16
- Mesa redonda editoriales
- Domingo mañana: 14
- Sorteo
- Domingo tarde: 11
Un número sustancialmente mayor que el año anterior y que, de hecho, durante el viaje nos dió que hablar. Desde la alegría de ver como crece el evento, al miedo de pensar que hay muchas mas actividades que público, pasando por reflexiones sobre que va a ser un evento principalmente para autores, creadores, editores...

En realidad fue un poco de todo a la vez. Si había mas gente que el año anterior, alguna actividad se quedó desierta, y había muchos creadores ^_^

El Sábado fue especialmente intenso en mi caso. De esos días que en retrospectiva te han cundido tanto que no parece posible haberlo hecho todo en el mismo día.
Comenzamos con la charla sobre PbtA que dábamos, el equipo de Éxito Parcial (Rubén Saldaña y un servidor). En realidad un resumen de los temas que hemos ido tratando en el podcast estos últimos meses.
Nos habían propuesto grabar la charla, y la actividad posterior, pero por desgracia nos olvidamos los micros con lo que tocaría grabar a lo bestia con el móvil. Echándole un poco de morro empezamos a pedir algo de ayuda, y ahí es cuando nos enteramos de que en realidad ya estaba preparado que se grabara. Apareció Manu, de Fase de Mantenimiento, con unos micros direccionales como los que usamos. ¡Salvados! A continuación sacó una cámara de video... oh, ¡wait!. Y luego apareció por allí una especie de antena parabólica que en realidad era un micro. ¿W.T.F.?
Así que tenemos grabada la charla con mas calidad de la que hemos grabado ningún programa, y encima con vídeo. Solo puedo decir gracias.


A continuación uno de los experimentos a los que le teníamos mas ganas y a la vez uno de los que mas nos temíamos: un taller sobre dirección de PbtA.
El tema lleva dando vueltas en mi cabeza desde hace tiempo. Cuando se lo he comentado a Rubén hemos estado de acuerdo en que es algo que puede ser chulo, pero que para hacerlo como nosotros creemos que hay que hacerlo necesitaríamos mucho tiempo y medios. Además, cada vez que lo he comentado en la comunidad de PbtA no ha dejado indiferente y han surgido muchas propuestas alternativas, alguna de las cuales incluso ya se ha llevado a cabo :).
En este caso optamos por un formato medio dirigido, no una partida realmente. Que los propios participantes hicieran de grupo de juego pero también de Masters en situaciones concretas. Crear el grupo y el setting, generar una primera escena, un conflicto, etc... 
Creo que el resultado fue satisfactorio en tanto en cuanto a que es algo de lo que se puede sacar mucha chicha y creemos que sabemos como mejorarlo. Por desgracia no dió tiempo a terminar, y ese es uno de los primeros puntos que hay que mejorar: es una actividad mas larga de lo que inicialmente nos habíamos planteado.
En cualquier caso la experiencia fué interesante y hay ganas de repetir.


Por supuesto, la hora de la comida no fué sino seguir frikeando. Como no podía ser de otro modo.
Y, engullir como si no hubiera mañana. ¿Siempre hay que comer tanto?
La tarde del Sábado me sorprendió llenando mi partida de El Séquito.

soy super fan del mural con las partidas como si fuera una cartelera de cine
y las pegatinas de "Completa" son lo mas
Un grupo de socios de la asociación Requiem de Málaga que no habían jugado a PbtA anteriormente y que estuvieron mirándome con cara rara al comienzo de la partida. Normal.
Sin embargo, cuando la partida comenzó a rodar creo que lo pillaron. De hecho dos de ellos me ayudaban a explicar eso de la "autoridad narrativa compartida", animando a sus compañeros a inventarse cosas coherentes cuando las reglas les daban la oportunidad.


Yo disfruté como un enano jugando con cultistas de Slaanesh. Me permitió introducir en la partida elementos que no utilizo normalmente, y aunque había un tono distendido y muchas risillas parece que quedó bien. Además, era lo que ellos querían ^_^
Además pude probar un par de reglas que había modificado. En especial el uso de "equipo dinámico" que se escoge durante la partida y no antes, como en Blades in the Dark, creo que es todo un  acierto. 


Tras las partidas, y antes de cenar, acudimos a la charla de este año. El tema en concreto era sobre edición de rol en España, y por supuesto habían invitado a la mesa a diferentes editoriales... ¡¡y a un servidor!! ¡¡WTF!!
De hecho me enteré de que participaba en la mesa redonda durante el viaje. Cosa que, evidentemente, no me esperaba.
Siendo puntillosos, soy editor desde el punto y hora que creo y me publico mis propios juegos (con mayor o menor fortuna). Y de hecho aparezco como editorial en DriveThru. Con mi propio sello editorial y todo.
La charla estuvo interesante, quizás algo menos animada que el año pasado. No se si porque había mucho buenismo (en el sentido de que los presentes eran unos buenazos), o demasiada confluencia de puntos de vista. Quizás es echaba en falta la presencia de editoriales profesionales (hablo de que vivan de ello, no de que lo hagan mejor o peor).
Yo intenté sacar puntos de vista diferentes por aquello de avivar la conversación, y de hecho creo que ese es el motivo principal por el que me pusieron en la mesa... ¬¬


No hace falta decir que tras la charla tocó seguir frikeando durante la cena. En mi caso una perfecta oportunidad para conocer a Ignacio Sánchez Aranda y parte del colectivo Walhalla. Y aunque hablar de todo lo rolero y lo divino está muy bien, me encanta poder sacar otros temas mas personales y polémicos. Algo que no se puede hacer siempre y que sin embargo esa noche pude hacer sin problemas. 

Nos habíamos levantado a las 0730, nos acostamos a las 0130. Había estado hablando prácticamente todo el día sin parar, y aunque mi voz empezaba a resentirse todavía no se había retirado. 
Un día de lo mas completo.
El Domingo suele ser un día mucho mas tranquilo en jornadas de fin de semana, e IberoRol no es una excepción.
En mi caso había propuesta una segunda partida del El Séquito que no llegó a jugarse. Pese a todo, se habían propuesto 12 partidas y se jugaron 9. Números nada malos para estas jornadas. Y desde luego no me voy a mosquear ni decepcionar por no haber arbitrado mi partida. Yo lo veo como una ayuda que le he ofrecido a la organización, si la necesitan bien, y si no... ¡pues me pongo a jugar!
Mirando las partidas que quedaban libres me apunté a una de Trauma Unit. Un juego de temática Cyberpunk con sistema Hitos donde los jugadores son los miembros de una Trauma Unit, ambulancias futuristas que responden emergencias de todo tipo.


La verdad es que el género me gusta, y en general cualquier sistema es mejor que aquella cosa que usaba CP2020. Hitos no lo había probado, y desde luego cumple la premisa de mejorar el sistema original (no era complicado). El sistema en sí me parece un FATE para jugadores clásicos, o un sistema clásico para jugadores narrativos. Al gusto.En mi caso las similitudes con FATE me gustaron, mas de hecho que la forma en la que las implementa el propio FATE. Pero sin embargo la forma en la que gestiona los números, esa separación entre atributos y habilidades, las tiradas con 3 dados para quedarse el del medio, o el daño... me estorban, y de hecho alargan el combate innecesariamente cuando el resto de resoluciones son mucho mas orgánicas.

La aventura en si misma entretenida. Algo encarrilada para mi gusto, pero la verdad es que una vez que me siento a la mesa me olvido de todo y simplemente trato de divertirme con lo que me van dando. Así que me lancé de lleno a ese mundo oscuro y materialista donde atendiamos a la gente en función del beneficio que representaban, ni mas ni menos. Cruel, ruin y rastrero, si... pero era lo que pedía el setting :)

Antes del parón para comer sorteo de mogollón de material.
2 observaciones sobre este tipo de actos.
La primera es que me sorprende, para bien, la generosidad de las editoriales a la hora de ir regalando su material. No creo que el rédito que reporta ese material compense el gasto, y creo que es mas una cuestión de costumbre que de rentabilidad. Pero, mientras se lo replantean bienvenidas sean las ¡cosas gratis!
La segunda es un toque de atención sobre la duración y el tono. Me encanta que se intente hacer ameno y divertido, pero también hay que intentar no pasarse y acortar lo máximo posible si no queremos cansar. Por ejemplo, si hay varios regalos iguales sacar varios números seguidos es una chorrada que ahorra tiempo. 

Mis dos kokus.

Sobre la comida mejor no hablar. Seguimos descubriendo como engolliparnos con la gastronomía malagueña. En serio, ¿como es que esta gente no va rondando por la vida?
Y de acompañamiento una discusión sobre la importancia del sistema en los juegos de rol. ¡Un no parar!

Aunque las jornadas continuaban toda la tarde para nosotros era inviable quedarnos hasta el final. 6 horas de viaje en coche hasta Madrid no son viables saliendo tras las jornadas y trabajando al día siguiente.
De todos modos, aprovechamos para grabar un especial Fracaso Parcial sobre IberoRol con la ayuda de Juan Tilmöst, presidente de Malaga Quest.


Y como nos dejaron el equipo de sonido guay puede que hasta se nos oiga bien :)

El viaje de vuelta fueron 6 horas de coche por la noche. Por suerte sin lluvia. Cansados pero contentos llegamos a casa sobre la 1 de la madrugada.

.oOo.

El balance de IberoRol es terriblemente positivo.
Por supuesto hay cosas mejorables, pero hay un buen poso y gente trabajando para dar forma a unas jornadas memorables.

Detalles como la cartelera de partidas o el trato a los colaboradores deja una muy buena sensación. La habilidad y presencia de MalagaQuest en redes sociales es impresionante.
Algo menos de ruido en la sala principal de la primera planta sería deseable, pero le veo difícil solución.

MalagaQuest pretende realizar unas jornadas que sean referencia del rol patrio, un lugar para el encuentro con y de creadores españoles, lo cual es un objetivo muy loable.
Para ello faltan mas actividades orientadas expresamente en ese sentido, algo que poco a poco creo que pueden conseguir.

Tengo mucha ilusión por seguir viendo como crecen las IberoRol.

¡¡ Nos vemos en #IberoRol2019 !!