viernes, 30 de marzo de 2012

Un Fiasco de preview

Visto que no me queda mas remedio ya que soy persona que paga sus deudas, incluso cuando no me las he buscado yo mismo, vamos a darle un primer vistazo a Fiasco y ya hablaré de contenidos y sistemas cuando tenga tiempo para leermelo.

Primero la descripción que viene en la propia web de Edge.
Un juego sobre las grandes ambiciones y el escaso control de los impulsos.
Fiasco es uno de los mejores juegos de rol narrativos que he probado en mi vida. Lo recomiendo encarecidamente.” – Will Wheaton
Fiasco es un juego inspirado en películas como Sangre Fácil, Fargo o Un Plan Sencillo. Durante una partida, tus amigos y tú crearéis e interpretaréis situaciones desastrosas y estúpidas que habitan en el oscuro y cómico cruce de caminos entre la avaricia, el miedo y la lujuria. Es como hacer vuestra propia película de los Hermanos Cohen en el mismo tiempo que tardaríais en verla.
 Para 3-5 jugadores y 2-3 horas.
¡No necesita preparación!
Maldita sea. Este Fiasco es un juego ingenioso.” – John Rogers, Productor Ejecutivo de Las Reglas del Juego.
A simple vista, ves el manual, el tamaño, el aspecto, la tematica, el sistema... y te quedas pensando que es el típico juego indie que... espera, esos de Edge no sacan este tipo de juegos, ¿verdad? Esto es mas de editoriales como conBarba.
Pues por un lado si, parece mas el tipo de juego que editaría conBarba, pero por otro lado no es la primera vez que Edge se desmarca editando un juego de rol no-tan-comercial.
No todo es Dark Heresy o Anima, también hay sitio para Esoterroristas, Unknown Armies o iniciativas como la linea New Style. Y es que quizás por eso me caen tan bien, porque aunque son una editorial y saben que están aquí para ganar dinero y eso es lo que hacen, cuando hay tiempo y pasta se deja ver esas vena friki que les impulsa a apostar por el rol aunque de menos pasta o incluso nada. O a llenarte el envio de piruletas de Cthulhu.

Jefe, esta foto la pusimos en el post anterior. Nos estamos repitiendo.
Centrandonos un poco en el libro, lo primero que vemos es un manual tamaño cuartilla, y supongo que por eso he cogido el Donjon para usarlo como referencia.

Jazz comparando los manuales.

Estooo... Jazz, que me distraes al personal.
Tamaño similar, incluso numero de paginas parecido (135 de Donjon, 130 de Fiasco).

En la web de Edge pone "libro rustica" lo que a mi tampoco es que me diga nada... soy un poco bruto, lo admito.
Al tacto si que se percibe la diferencia, siendo el libro de Edge de la calidad habitual (tambien cuesta 20€)

Un detalle curioso son la portada y contraportada desplegables.

Anda, si esto se abre.
Libreto con sorpresa!!
Y digo curioso porque tampoco termino de verle la utilidad aparte de para que se sujeten mejor las postales que vienen incluidas en esta edición (una de cada uno de los escenarios propuestos y una quinta con la portada del juego).

Lo primero que llama la atención del interior es el uso de 2 tintas, roja y negra.

Jefe, que no puedo verlo desde aquí!
Y lo segundo son esas ilustraciones esquemáticas que marcan un estilo propio.

Jefe, me ha sacado del encuadre :(
Diría algo sobre el lenguaje coloquial que aparece en la imagen y del que soy bastante fan, pero mejor dejarlo para cuando haga la reseña del contenido.

La maquetación es tan clásica como sencilla, algo típico de este formato.

Y una cosa que me ha llamado la atención aunque sin ser un profesional del medio no se si es bueno o malo.

Fiasco a la izquierda y Donjon a la derecha.
Donjon parece que esta pegado en bloque mientras que Fiasco lo hace en grupos (cosido y pegado ¿?). Quizás en cuanto comience a darles uso se note la diferencia del acabado.

Personalmente, y ateniéndome a la primera impresión visual y al tacto, Fiasco es un libreto en tamaño cuartilla con la calidad a la que nos tiene acostumbrados Edge.

Espero que la lectura sea tan agradable como parece, y que las partidas sean aún mas divertidas .


PD.- el uso de Donjon es solo para dar una mejor idea del manual, no pretendo (al menos no esta vez) criticar a uno u otro, me parecen dos productos con entidad propia y con objetivos tan distintos que no entran en el mismo saco.