lunes, 9 de julio de 2012

Los Hijos de Anansi


Los Hijos de Anansi, de Neil Gaiman: Leida

Resumen en la propia web de rocabolsillo:
El padre del Gordo Charlie, y autor de semejante apodo, ha muerto. Charlie viaja a Florida para asistir al entierro y allí descubre que tiene un hermano que es tan diferente de él como la noche del día; un hermano que sólo quiere enseñarle a relajarse y divertirse un poco, tal como el viejo. Y lo que pasa es que el padre de Charlie no era cualquier persona: en realidad era Anansi, el dios africano de las bromas, el dios araña. De repente, la aburrida vida de Charlie dará un vuelco y emperará a ser interesante.
Leer a Neil Gaiman es una gozada y una putada todo en uno.
Es un escritor genial que poco a poco va creando una maraña de tramas con sus personajes que cuando te quieres dar cuenta estas atrapado y encantado. De desarrollo lento, no demasiado efectista, pero seguro.
Así que cualquier novela de este hombre es algo digno de ser leido, claro. Pero por otro lado las comparaciones son odiosas, y con la cantidad de trabajos que tiene a sus espaldas, algunos de los cuales son autenticas virguerias... pues a veces no alcanza, y su propia sombra es su peor enemigo.

Los Hijos de Anansi no defrauda, objetivamente, pero siendo Neil Gaiman esperaba mas.
Quizás porque utiliza todos sus recursos clásicos, especialmente su gusto por los pequeños detalles y el perderse en tramas que aparentemente nada tienen que ver, pero que al final terminan encajando maravillosamente.
Quizás porque sea mitología africana y no nos dé de lleno.
O quizás simplemente porque no se le haya sacado el suficiente jugo al hecho de tener un personaje que descubre que es el hijo de un dios...

Como sea, a mi no me ha convencido, y no pasa de ser una lectura mas. Entretenida, como todo lo que hace Neil Gaiman, pero prescindible.