martes, 31 de julio de 2012

Nunca pierdas la ilusión

Jugando a Heroica con mis hijas estoy recordando / reviviendo parte de esa ilusión que sentía en aquellas primeras partidas de Heroquest, Cruzada Estelar y mas tarde cuando comencé en el rol con aquellos juegos inventados o mis primeros pinitos con la clásica caja roja. Bueno, el orden es lo de menos, unas cosas llevaron a otras y terminé atrapado por las posibilidades del rol, porque me hacía sentir cosas que con otros juegos no sentía, porque era libre para imaginar. Porque estaba ilusionado.

Y eso lo veo ahora en los ojos de mis hijas.
- Cuando les voy creando el mapa sobre la marcha y no saben que hay en la siguiente habitación.
- Cuando les dejo hablar con una rana en mitad del bosque.
- Cuando registran a los goblins que acaban de derrotar.
- Cuando investigan un libro y aprenden un conjuro.
- Cuando aparecen enemigos de la nada y les atacan.
- Cuando una puerta se interpone en su camino y a falta de llaves buenas son las hachas a dos manos.

Y no se preguntan que lógica sigo para poner las habitaciones.
Y no se cuestionan que una rana pueda hablar.
Y no pasa nada porque algunos goblins lleven cosas y otros no.
Y no se extrañan de que esa pequeña pieza blanca de Lego represente un libro y ademas les enseñe conjuros.
Y no cuestionan que aparezcan enemigos por sorpresa.
Simplemente se dejan llegan, lo viven, están ilusionadas... y las puertas se abren a hachazos!

Jugar a rol no es contar historias, es VIVIR aventuras. 
Ese sentido de la ilusión y la maravilla que a veces perdemos.
Que matamos con reglas y tablas, y consultas a manuales, y discusiones sobre que bonos aplicar...
Que pisoteamos cada vez que ponemos en tela de juicio al master y sus decisiones, llegando a verle como un enemigo mas...

Así no... :_(
Tenemos un hobbie maravilloso con multitud de formas y vertientes.
Siempre hablamos de la imaginación, pero no nos olvidemos de la ilusión.
Mirad con ojos de niño y sentidlo de nuevo en la piel.

Lo escuchas?
Es el aleteo de un dragón. Se aproxima. No es un encuentro de dificultad elevada, ni un desafío de nivel 7. No es un saco de PX ni el monstruo de la pagina 153.
Puedes oler el azufre que trae el viento?
Cierra la mano sobre tu espada. Afianza tu escudo.
Quien tienes a tu lado?
No son roba-muertes, ni acapara-tesoros. Son tus compañeros, tus aliados, tus amigos.

Si un dragón no te hace ponerte nervioso es que ya te has pegado con demasiados.
Estáis listos?
Se está acelerando tu respiración. Respiras entrecortadamente.


Ya puedes ver su silueta.

Tirarás iniciativa tras consultar los bonos en tu ficha o te dejaras llevar mientras gritas:
AL ATAQUEEEEE!!!