lunes, 26 de noviembre de 2012

Edge Days y otras jornadas

Cuando hablé sobre los juegos que probamos en los Edge Days dejé pendiente el comentar las "jornadas" en si, y ya va siendo hora.

Hay varios factores que favorecen o entorpecen el disfrute de unas jornadas, y aunque está claro que los gustos de cada uno influyen notablemente, es de suponer que si vas es porque en gran medida es algo que te gusta o que esperas que te guste. Esperar que... ese creo que es un factor mucho mas importante: las expectativas. Si vas pensando en disfrutar como un enano con grandes sesiones de interpretación y te tiras todo el día jugando a Blood Bowl, muy bien te lo tendrás que pasar para sobreponerte al sentimiento de decepción. Sentimiento que es completa y absolutamente tuyo.

Es por esto que yo intento ir con las menores pretensiones posibles a estas cosas. Ver que hay y tratar de pasármelo bien, a ser posible con la gente. Y es que al final la gente es el principal atractivo de estas reuniones. Poder reencontrarte con gente que por un motivo u otro no te ves habitualmente, pero con quienes compartes hobbies y siempre es agradable tener un poco de charleta.

Pero todo esto son cosas personales o sociales. Realmente en ninguna de ellas influye directamente el evento en si.
Que nos proponía Edge en sus jornadas?
Pues principalmente torneos y demos.
Torneos de cartas, juegos de mesa, etc...
Y demos de juegos de mesa (con mas o menos cartas) y juegos de rol.

Así a bote pronto el principal ausente que si encuentras en otras jornadas es la clásica ludoteca. Una ausencia que me sorprendió enormemente y que todavía no encuentro a que se debía. Especialmente con el tono de las demos.

Así que ahí estábamos con torneos y demos.

Los torneos los descartamos directamente por varias razones. La primera es que para jugar todo el rato al mismo juego me quedo en mi casita jugando tranquilamente. Pero la principal razón es que un torneo desvirtúa el sentido de un juego, que para mi es la diversión  y lo torna en una competición  algo completamente diferente y de lo que no necesito ni un ápice.

Descartados los torneos nos quedaban las demos.
Demos de rol y de juegos de mesa. Y ahí es cuando como rolero debo descartar los juegos de rol mientras algún respetable lector se lleva las manos a la cabeza y comienza a apuntar mi nombre en el libro de los agravios. Tranquilo, no tan rápido  Me gusta demasiado jugar a rol como para hacerlo mal, con prisas, y en una sala con un ruido ensordecedor. ¿1 hora para una demo de un juego de rol? Debe ser algún tipo de broma. En 1 hora tienes tiempo para ver pinceladas de la ambientación y probar el sistema... normalmente la parte del combate. Es decir, lo mejor para hacerse una falsa idea de que va el juego. Ya me suelo llevar mal con el concepto de partida de jornadas porque una de las cosas que mas me gustan del rol es darle continuidad a los personajes y que evolucionen y que se forme una historia alrededor y... pero, se aceptan los one-shots, y las partidas mas ligeras como mal necesario para ver juegos nuevos (y a veces para jugar aventuras realmente buenas). Pero verlo rápido y mal en 1 hora?, no, gracias, me gustan demasiado los juegos de rol para maltratarlos de ese modo. En lugar de eso cuando todo se relajó el Domingo aproveche para acercarme a la mesa de Steam States y hablar tranquilamente con su creador. Ver que me contaba él del juego, del sistema, de la ambientación... como hablan dos roleros, tranquilamente, cotilleando. Así si. Te quedas con ganas de probarlo, claro, pero al menos no lo has maltratado.

Así que por eliminación nos dedicamos a probar juegos.
Y cuando digo probar lo digo literalmente, porque jugar no entraba en el planning (por mucho que lo dijeran por megafonía y te dieran ganas de responder alguna grosería viendo el percal...).
Demos de media hora o una hora en algunos casos puntuales daban para explicar las reglas por encima a la carrera y jugar 1 turno... a veces.
Y eso nosotros que somos gamers habituales y pillamos rápido los juegos. Gente acostumbrada a jugar que con una explicación rápida ya se hace una idea de que va el juego. No quiero ni imaginarme a gente mas novata recibiendo ese bombardeo de información cada hora y luego sin apenas tiempo para jugarlo antes de que te bombardeen la cabeza de nuevo. Acojonante.
Y, por supuesto, si te quedas con ganas no hay una ludoteca para poder probar ese juego que te ha llamado la atención  pero, claro, tampoco te vas a gastar 80€ en comprarte un juego que no te termino de convencer. Va a ser que no.
En media hora te da tiempo a ver de un juego lo mismo que puedes ver en la web de Edge, ya que siempre se cuelgan las instrucciones, y rápidamente puedes ver videos de los componentes en internet.
Si a eso le añades que los colaboradores a veces iban con lo justito de las reglas comienzas a pensarte seriamente en donde está el truco... y entonces te vas a frikear con algún conocido y te olvidas de todo.

Esto no quiere decir que los Edge Days sean una mierda de jornadas, no. Por mi parte intentaré volver a la siguiente, creo que eso lo dice todo, pero, claro, sabiendo a lo que vas. Y no es a jugar, eso esta claro.

Mi lista de recomendaciones:
- Alargar las demos. Mínimo 1 hora para chorrijuegos, 2 horas para juegos mas largos, y media jornada para juegos de rol. Mejor ver menos juegos pero verlos bien.
- Ludoteca, por favor. Con o sin gente que explique, da igual, pero un lugar donde poder probar los juegos (de Edge, claro) sin agobios es vital.
- Reducir el uso de la megafonía al mínimo. Bastante jaleo hay ya como para tener que escuchar cosas que no nos interesan, canciones, bromas y/o chistes privados. No gracias. Suponer que usar la megafonía molesta por defecto es una buena practica, de ese modo cuando se va a decir cualquier cosa se valora si lo que se va a decir merece molestar a 800 tios o no.

Ah, y que los colaboradores se conozcan bien las reglas de lo que van a explicar... por favor. Porque da pena criticar a esa gente con lo que se lo ha currado.