miércoles, 13 de mayo de 2015

Arcanya, revisando Apocrypha

Descubrir que alguien ha tenido una idea igual o muy similar a esa que tu pensabas que era tan original no es solo habitual sino que tiende a inevitable.

Quizás en el pasado la originalidad fuera algo mas habitual, pero a día de hoy todos bebemos de las mismas fuentes, y no solo hay 2 locos dándole vueltas a ideas nuevas, no. Somos miles pensando juegos, reglas, sistemas... y ser original ya no es la cuestión. Ninguno lo somos. Dedicarle tiempo, refinar esa idea, y llevarla a cabo, ahí es donde está la dificultad real.

¿Y que te puede pasar en el camino?

Pues que ese nombre que pusiste porque no querías poner un nombre especifico en Castellano ni Ingles, ese que te buscaste para que tu juego no cambiara de nombre con el idioma a alguien mas le haya parecido interesante.

Así me encontré con este Apocrypha.

¿Debería cabrearme?
Nah. Como mucho sentirme tonto por no haberlo registrado antes. Pero la verdad es que me alegra saber que no era un nombre tan horrible, y que a alguien mas le ha parecido interesante.

En cualquier caso eso significa que mi juego de cartas se queda huérfano de nombre, lo cual no es mas que una buena excusa para darle otra vuelta de tuerca.



Por un lado pensar otro nombre.
Debo ser muy cabezota, pero para este tipo de juegos que podrían jugarse fácilmente en diferentes países y diferentes idiomas no me gusta tener un nombre dependiente del idioma. Apocrypha me gustaba precisamente por eso. Si, es latín, pero eso solo hace que tenga una raiz reconocible, para todo lo demás es una palabra ajena al idioma del jugador.
Así que siguiendo en mis trece Apocrypha pasará a ser Arcanya. No del todo diferente, pero si mas luminoso. Apocrypha evocaba algo oscuro... lo cual estaba bien teniendo en cuenta la ambientación de Sangrenegra. Arcanya, viniendo de Arcana y Arcadia, tiene que evocar necesariamente algo mas brillante, luminoso y alegre. Lo cual me lleva a separar el juego de cartas de la ambientación de Sangrenegra, que la verdad es demasiado oscura para un juego tan ligero.
Eso si, antes que nada vamos a tomar alguna precaución. Puede que no sirva para nada, pero he dado de alta Arcanya en BGG. Al menos ya aparece en algún sitio "oficial".

Por otro lado, y aprovechando el cambio de tono en el nombre, asociarle un nuevo trasfondo.
Todo este rollo de un juego de cartas con magos surgió de mi deseo por hacer un poquito mas friki el UNO. Y así poder jugar con mis hijas a algo que ellas ya jugaban pero con un toquecito mas fantástico.
Ambientarlo en Sangrenegra estaba bien porque es una ambientación a la que le tengo mucho cariño, pero en realidad no es una ambientación para niños. Mejor hacerlo justo al revés; partir de lo que quiero y crear una ambientación a medida en lugar de coger una ambientación que ya tengo y usarla para el juego de cartas. Total, tampoco debe ser una ambientación muy compleja ya que la quiero principalmente para darle color al juego. Y si quiero que les resulte atractiva a las niñas debe ser bastante mas amigable, y con referencias que ellas conozcan.
Así ha aparecido la Academia de Arcanya. Una suerte de Hogwarts donde jóvenes de diferentes razas fantásticas acuden a dominar los elementos mágicos.
Esta vez no hay implantes, ni modificaciones genéticas, ni espíritus extraños... nada de eso. Razas fantásticas, jóvenes aprendices de hechiceros, y magia elemental.

Arcanya es mucho mas infantil que Apocrypha, y viendo como se ilusionaron las dos cuando se lo explique creo que el cambio es para bien.

Ahora solo falta retocar un par de cosas y volver a poner el mazo bonito.

Eso si, Apocrypha no desaparece.
El P&P seguirá ahí por si a alguien le interesa. Y tengo la intención de completar los personajes que faltan, que al fin y al cabo son personajes de Sangrenegra y tengo ganas de ver como lucen ^_^