viernes, 29 de mayo de 2015

Mad Max: Furia en la Carretera


"Mad Max, historia de una ida y una vuelta".
Ya está todo el argumento.
No, no es broma. Eso es todo.
Menos mal que sabía a lo que iba y no esperaba un guión depurado con una gran historia por detrás, solo persecuciones, acción, estética post apocaliptica, mas acción, y... mas persecuciones. Ya.
Y eso es lo que da esta entrega de Mad Max. Y lo hace perfectamente. Manteniendote pegado a la butaca de principio a fin, solo con un par de descansos para respirar, pero no mas. No tenemos ese interludio filosófico-estúpido que nos metieron en La Cúpula del Trueno. Nah, parada a respirar y seguimos con la acción. Como debe ser una película de Mad Max.

Venga, que no se diga, guión extendido.
Los malosos atrapan a Max para utilizarlo de repuesto para sus guerreros de la carretera. Los malosos resultan ser una ciudad controlada por un cacique local que tiene el control del agua, y un ejercito de supervivientes mutados por la radiación.
Una de las lideres locales, Imperator Furiosa, sale de expedición a las ciudades vecinas. A saber: la ciudad que tiene el combustible y la que crea armas. Ya tenemos todo el panorama político de este futuro. Fuera de las ciudades solo hay desechos humanos, aun menos organizados.
Pero resulta que Furiosa ha huido con el harem del líder, Inmortan Joe, las cuales deben ser de las pocas mujeres no mutadas del lugar y por lo tanto una de las pocas posibilidades de repoblar con individuos sanos. Por supuesto esto mosquea al señor de la guerra.
A todo esto Max termina atado a un vehículo como reserva portátil de sangre de uno de los conductores.
Peleas por aquí y por allá, Max termina ayuda a Furiosa y las fugitivas a huir.
Y cuando llegan a su destino descubren que el paraíso prometido ya no existe y deciden volver. Tal cual. Que como están todos fuera pueden tomar la Ciudadela antes de que vuelvan... eso si, se lanzan de cabeza contra todas las fuerzas del señor Inmortan Joe...
Evidentemente se los cargan a todos, salvan el día, y Max se pira porque es así de gili... de solitario y misterioso.

Lo dicho, como el Hobbit, historia de una ida y una vuelta.

Pero con persecuciones, geniales.
Y look postapocaliptico, espectacular.
Y acción a raudales, toda la puñetera película.

Por partes.

Lo primero que llama la atención es la estética, para que mentir.
Mad Max inventó la estética post apocaliptica como la conocemos ahora mismo. De hecho fué Mad Max 2, aunque con su rollo ochentero.
Fury Road lleva esa estética un paso mas allá, y la actualiza, pero sin quitar la parte punk ni el rollo sadomaso.
Los vehículos son tan ruinosos y destartalados como eran hace años, pero los personajes han ido mas allá, especialmente su entorno.
La Ciudadela es una delicia visual... bueno, delicia en el sentido de espectacular, porque la verdad es que da penita. Mutados y miseria por todos lados.
Y lo mejor es que no es solo a nivel estético, sino que nos dejan sentir como es vivir en ese futuro sin esperanza. Gentes del desierto que esperas al sol para poder pelearse por un poco de agua, mientras que quienes viven en la Ciudadela tampoco lo pasan mucho mejor al servicio de su señor de la guerra, el cual les ha vendido un culto pseudo religioso donde los media vida lo dan todo por su señor con la esperanza de resucitar en el valhalla.

Sed testigos!!
De ahí pasamos a las persecuciones, el pan y la sal de cualquier peli de Mad Max.
Por favor, como se nota que este señor rodó las películas originales.
Primero: la cantidad de maniobras y vehículos diferentes que pueden aparecer en la película es impresionante. No te deja respirar.
Segundo: las escenas se entienden!!, sabes lo que pasa en todo momento!!. Todo un logro teniendo en cuenta como se ruedan actualmente las escenas de acción.

Podría quejarme de que el señor Max es un soso que no aporta nada a la cinta, y que se podría haber quedado atado toda la película sin echarsele de menos.

Total, para estar gruñendo y conduciendo ya tenemos a Nux, que además resulta un personaje mucho mas interesante que Max.

Pero es que Imperator Furiosa llena la pantalla ella sola.

Y encima tiene un brazo mecánico  absolutamente genial.

Vamos, que se come a Max...

Y al que le joda que una mujer pueda ser la protagonista de una película de acción sin estar sexualizada, o que un grupo de mujeres tengan su banda motera post apocaliptica... pues dos piedras majo.

Mad Max mola, y Furiosa mas aun.