lunes, 31 de agosto de 2015

[RF 14] The Crow: Curare y La piel del lobo

A las obras derivadas de The Crow que no escribió James O'Barr les pasaba lo mismo que a todas las películas que intentaron seguir la estela de aquella pequeña obra maestra que dirigió Alex Proyas y protagonizó Brandon Lee: les faltaba algo.

En parte era pasión, claro. 
No todos los guionistas habían pasado por el mismo trance que O'Barr ni escribían en el mismo estado mental. De hecho la obra de O'Barr es en parte inquietante por como transmite emociones de una forma cruel y visceral.

Años después, el creador de The Crow vuelve a la serie que creó con un par de miniseries que en España podemos leer en un único recopilatorio.


Curare y la piel del lobo nos presentan dos nuevas encarnaciones del avatar del cuervo, y lo hacen de la misma forma cruel y apasionada que ya hiciera O'Barr en su momento.


Curare es el nombre que adopta Carrie, el fantasma de una pequeña que ha sido brutalmente violada y asesinada, cuando regresa para ayudar al detective Jospeh a resolver el crimen que durante años le ha atormentado y le ha arruinado la vida.

O'Barr se regodea en los detalles de la obsesión de Joseph y como le ha costado su trabajo y su familia. 
Y los detalles que nos va dejando caer sobre el crimen tampoco suavizan en modo alguno la trama.


La piel del lobo utiliza el avatar del cuervo como excusa para reventar, destripar y matar de mil formas nazis.
O'Barr deja caer una especie de excusa para que el injustamente asesinado protagonista regrese a impartir justicia en forma de asesino no-muerto, pero no es mas que una excusa para continuar el tópico de que los nazis son malos muy malos que hacen la maldad por placer y ya. Ese es todo el argumento. Los nazis son malos. El cuervo los mata. Punto.

.oOo.

La serie original de The Crow tampoco destacó nunca por tener un guión limpio y elaborado, ni por su dibujo irregular.
Simplemente era un desahogo de tristeza, autodestrucción y violencia plasmado de forma burda y directa por alguien que había sufrido una gran perdida y necesitaba de esa catarsis.

The Crow no te dejaba indiferente porque atacaba directamente a sentimientos en estado puro.

O'Barr, años mas tarde, sigue en la misma linea aunque trata de organizar un poco mas la narración. Escoge una emoción sencilla y nos la arroja a la cara con toda la fuerza que le permiten unos guiones simplones y un dibujo sin demasiadas pretensiones.

Curare busca que se nos revuelva el estomago ante un crimen brutal. La piel del lobo es un simple desahogo violento contra algo que la mayoría social considera licito criticar, insultar y pisotear.

O'Barr no se anda por las ramas. La lectura de sus historias es incomoda a su modo, y eso en parte indica que ha conseguido llegarnos. Sin sutilezas ni paños frios.

Por supuesto no llega al nivel del cuervo original. Pero por suerte no ha sufrido ninguna de las situaciones que plantea... o al menos eso espero :S


Links: aquí podeis leer todos los comics de The Crow online.