miércoles, 30 de septiembre de 2015

Actividades externas a la partida ¿entorpecen o enriquecen?

Quedas para jugar tu partida de los viernes.
Os sentáis a la mesa, sacáis las fichas y los dados, el Master comienza a contar su película y llega el primer combate.
El Master saca dos espadas de softcombat y resolveis el combate zurrandoos la badana.

Choose your weapon.
¿Nunca lo has hecho?
Oye, pues tiene su gracia, para que negarlo ^_^

Y es que una cosa es jugar una partida, y otra ceñirse únicamente a la partida.
Al fin y al cabo el objetivo es divertirse, ¿no?
¿Y no usamos música para ambientar?, o tiramos de internet para coger imágenes de nuestros personajes, paisajes por los que pasamos, o incluso vídeos de todo tipo.

Pues hay muchas mas cosas que se pueden meter en la partida. La música y los dibujos son solo las mas habituales.

Pero, claro, en cuanto te sales de lo habitual debes asegurarte que no molestas a nadie.

El Ordenador es tu amigo.
[Jugando Paranoia] se te escapa un "puto ordenador" delante de una terminal.
El Master te dice que debes hacer fondos durante 5 minutos para evitar que el Ordenador te pulverice.
Con 15 años esas chorradas nos hacían mogollón de gracia. Si me lo proponen ahora lo mas normal es que directamente tache un clon de mi ficha no sin mirar con cara de "¿pero de que vas?" al Master.
¿Que ha cambiado?
Pues básicamente el grupo con el que juego. Con tu grupo habitual te puedes permitir muchas licencias porque sabes de que pie cojean, y que experimentos puedes probar sin que te manden a la mierda... o sabiendo que si no les gusta te mandaran a la mierda sin mayor problema. Pero cuando te sales de lo habitual con un grupo de desconocidos... bueno, mejor no salirse demasiado de lo habitual, y si lo haces que no sea algo que pueda molestar. Original y sorprendente si, pero con mucho cuidado de no ofender a nadie.

Joder, ¿el "bijolder" era rojo o azul?
Recuerdo una campaña en que al comienzo de cada sesión el Master nos pedía un resumen de la ultima sesión.
Hasta ahí bien. Si los jugadores rememoran la ultima sesión hacen el esfuerzo consciente de recordar, y como Master recibes feedback de que les llamó mas la atención y que ignoraron.
El problema viene cuando pides detalles, y das px a quien haya apuntado las cosas. Es decir, por un lado estás supeditando el conocimiento de tu personaje a tu propio conocimiento, lo cual ya de por si es una cagada, pero por otro lado estás obligando a los jugadores a que realicen una labor extra durante la partida que no está relacionada directamente con lo que es una partida de rol (contar una historia con ciertas reglas), les estás pidiendo que tomen apuntes en lugar de jugar a rol. Si estás en la facultad seguramente no te haga ni p**a gracia tomar apuntes en tu tiempo libre... bueno, ni si estás currando, ni ...

¿Llevas una tunica roja?
Pues entonces solo te doy un 5% extra de PX.
Otro ejemplo en la misma linea.
Como dungeonero que soy estoy muy acostumbrado a jugar con minis. De hecho cuando tenías un personaje con cierto bagaje y al que le habías cogido cariño terminabas buscando una mini para ese personaje en concreto. Lo cual hacia que cuando moría te diese el doble de rabia entre otras cosas ¬¬
El caso es que me he encontrado Masters que aplicaban modificadores a las ganancias de px en función de la figura que llevases a la partida. Si no llevabas tu figura y usabas una genérica, o un cacho de cartón, tenías negativos. Sin embargo si llevabas una figura que representaba a tu personaje y ademas (bien) pintada tenías un bono a los px por sesión.
De nuevo un Master pidiendo a los jugadores algo completamente ajeno a la partida, en este caso el desembolso de dinero en minis, y el tiempo para pintarlas.
De nuevo esto solo se hace si todo tu grupo está alineado. A todos les gusta eso de pintar miniaturas y están de acuerdo en usar esa regla.

Y luego están esos elementos accesorios a la partida, que sin ser tremendamente comunes se asumen como normales.

Uno de los mas clásicos son las fichas enormes y complejas. Esas que requerían una tarde entera previa a la partida para hacerlas. Rolemaster te estoy mirando a ti... Eclipse Phase no te escondas.
Claro que hay gente a la que le encanta hacer fichas, pero es que es literalmente eso, hacer fichas. No es jugar la partida.
Podríamos justificarlo como que el tiempo invertido asegura mas diversión, pero en realidad te puedes divertir igual con una ficha de 3:16 o jugando sin ningún tipo de ficha.
La ficha es una herramienta mas del arsenal disponible para jugar a rol. Hay gente que gusta de fichas detalladas y gente que tira con lo mínimo. Evidentemente hay quien disfruta solo haciendo fichas y es por algo, porque hay veces en las que hacer las fichas es un juego completamente diferente, especialmente cuando la ficha es independiente de la partida y es solo una optimización de números.
Si vas a pedir a tus jugadores que hagan ese tipo de fichas asegúrate de que todos son aficionados a jugar con los números, porque en caso contrario lo mejor que puedes hacer es tirar de fichas pregeneradas y evitar caras raras.

- En mi tierra rezamos a los dioses cuando subimos a una colina.
- Ni dioses ni leches, ¡¡carga!!
El combate táctico. Ya no hablo tanto de usar minis y mapas, que suele ir asociado, como de jugar un combate completamente táctico en mitad de una partida.
Si llega un punto de la partida en que se ignora todo el trasfondo de la historia y los personajes y pasamos a pensar solo en las opciones optimas de combate en realidad hemos aparcado la partida por unos momentos y nos hemos puesto a jugar a otra cosa. Evidentemente esto puede ser igual (o mas!!) divertido que jugar la partida y sus combates, pero nos hemos salido y es importante que todo el mundo esté alineado.
Si cuando llega ese momento el rogue solo piensa en modo táctico, pero el guerrero sigue interpretando y dice que su honor le impide atacar a ese enemigo vais a tener un problema. El jugador del rogue se quejará de que el guerrero está arruinando el combate, mientras que el guerrero alegará que él sigue jugando a rol y el que se ha salido es el otro que mejor estaría jugando al WoW o al Battlefield.

Y con esta sencilla explicación podremos abrir la puerta.
¿Que haces con los enigmas en tus partidas?
Muchos Masters gustan de plantear enigmas y retos lógicos en las partidas. Y yo encantado!! (deformación profesional, sorry), pero estamos en las mismas que el combate táctico.
Hacer puzzles y resolver problemas es otro hobbie, y puede estar genial incluirlo en mitad de una partida... o no, dependiendo de los jugadores.
Mas de una vez he cogido uno de esos enigmas, lo he resuelto, y conociendo la solución he dicho que mi personaje hacía algo completamente diferente para desesperación de mis compañeros. Otras he ignorado toda la partida, y mi bárbaro analfabeto ha resuelto cuadrados mágicos... ¿cual es la acción correcta?.

Lo correcto es que la mesa se divierta.
Esa es la máxima.
Salirse de personaje de vez en cuando es tan divertido como interpretar todo el tiempo.
Un combate no es mejor por ser narrativo, ni por ser táctico. Pero si la mitad de la mesa está en modo narrativo y la otra en modo táctico será aburrido para todos.


Cambia, innova, sorprende, pero asegúrate de que en todo momento toda la mesa esté jugando a lo mismo. Uno de los principales motivos de discusión y frustración en las mesas viene originado por estas diferencias de juego.
Gestiona las expectativas, y reconduce a los jugadores cuando comiencen a salirse del tipo de juego que esteis haciendo.
Si vas a probar cosas diferentes asegúrate de que todo el grupo lo entiende y lo asume. Escucha a tu grupo y averigua que es lo que mas les gusta. Y cuando sea un grupo nuevo, como en unas jornadas, asegúrate de seguir el camino marcado. Si han venido a interpretar dales interpretación, y si han venido a gestionar la estrategia de la mesa en el combate... pues planteales un reto digno!!