lunes, 28 de septiembre de 2015

Boneshaker



Boneshaker, de Cherie Priest: leido 

[Sinopsis en la web de la Casa del Libro]
Durante la guerra civil, el inventor Leviticus Blue creó un ingenio capaz de atravesar el hielo de Alaska, donde se rumoreaba que se había encontrado oro. Nació así la increíble máquina taladradora Boneshaker. Sin embargo, la Boneshaker no funcionó adecuadamente, y destruyó el centro de Seattle, provocando un estallido de gas venenoso que convirtió a quienes lo respiraban en muertos vivientes. Pasan dieciséis años, y un muro rodea la tóxica y devastada ciudad. Al otro lado vive la viuda Briar Wilkes, con una reputación arruinada y un hijo, Ezekiel. El joven se embarca en una cruzada secreta y su búsqueda lo llevará tras el muro, a una urbe repleta de voraces zombis, piratas aéreos, hampones y guerrilleros. Y solo Briar puede salvar a su hijo.
Tenía ganas de leer algo Steampunk... y parece que no he sabido escoger bien la lectura.

La premisa, tal cual la explica la sinopsis deja claro de que va a ir el libro. El crio va a la ciudad antigua, repleta de zombies, y su madre le sigue. Y ya.

Vale, hay algo de Steampunk... pero no naves espaciales precisamente, no. Hay zeppelines. Y armas de energia, y hasta un brazo robotico. Pero no hay nada del espiritu Steampunk mas alla de la estetica y un poco del DIY (hazlo tu mismo). De hecho la protagonista es bastante negativa y pesimista durante toda la novela. Lo que viene a ser un protagonista tipico que se enfrenta a la adversidad sacando fuerzas de flaqueza y... bueno, lo de siempre.

Tambien hay zombies, pero no es una novela de zombies. No hay agobio, no hay terror, no... no es que haya mucho de zombies.

Francamente, son palomitas.
Hay alguna cosa chula como el tema del gas en la antigua ciudad y como sobreviven alli los personajes. Y poco mas. Ni ritmo trepidante, ni truculentos detalles, ni nada de lo que promete la portada...
¿Entretenida?, si, claro. Pero cualquier otra cosa que tengas para leer resultará mas entretenida.

Un meh en toda regla.