miércoles, 15 de febrero de 2017

Partidas de rol vs demos de rol

Todos sabemos que es una partida. Cada uno jugará de un modo u otro, con su juego favorito, su grupo, y a su manual, pero en general el concepto de partida lo tenemos claro.

Dejadme dar un pequeño rodeo antes de abordar el concepto "demo de rol".

En concreto, dejadme hablar por un momento de coches.



Tu tienes tu coche.
Mas o menos chulo, caro, rápido, funcional, espacioso... o todo lo contrario. Da igual, es tu coche.
O no tienes coche... que también puede ser, claro.
Ahora, si necesitas un coche se lo pides a algún familiar o amigo. Alguien con quien tienes confianza. Y durante un tiempo usas ese vehículo para ir al trabajo, irte de viaje, o lo que sea. Eso si, te pagas tu la gasolina, claro.
¿Y si alguien te pide el coche?, pues lo habitual es que no se lo dejes a cualquiera. Se lo dejarás a personas de confianza, y esperas que lo traten bien.
Ahora, si quieres comprarte un coche... vas al concesionario, cotilleas, comparas, y cuando has reducido las opciones a unos pocos comienzas a probarlo. Pero, claro, tu no coges el coche del concesionario para irte de vacaciones una semana. No, te das una vuelta corta, en un entorno controlado, lo justo para ver lo chulo que es el coche mientras el vendedor te está explicando todas las ventajas del modelo que estás probando.

Son dos formas muy diferentes de usar el mismo medio de transporte.
¿La diferencia?
La intencionalidad, claro.

El concesionario quiere venderte el coche. Su objetivo no es que lo disfrutes, mas bien que lo que has probado te convenza, y te hayas quedado con ganas de mas.
Y si no te convence cuanto antes termines y dejes libre el vehículo mejor, porque así podrán dedicarle tiempo a otro cliente y quizás este si haga una compra.

Empresas que quieren ganar dinero... lo que hay que ver.

Tu colega no quiere venderte nada, solo te está haciendo un favor.
Así que te deja el coche sin mas. Evidentemente espera que se lo devuelvas entero, pero vamos a asumir que somos gente civilizada.

Y luego están las empresas de alquiler, pero por el momento nos quedaremos solo con los colegas y los vendedores.

¿Volvemos al rol?

Bien, tu juegas con tus colegas tu partida.
A veces arbitras tu, otras veces arbitran otros.
A veces jugáis en tu casa, otras veces en casa de tus colegas.
Os repartís quien compra los manuales, quien trae las bebidas, etc...
Y jugáis todo el tiempo del que dispongáis, tantas veces como podáis.
Porque es vuestro hobbie, y os gusta.

¡Genial!



Ahora te vas a unas jornadas.
Y hay gente que ofrece partidas.
Algunos son fans, como tu y como yo, que desinteresadamente ofrecen su tiempo para que los demás podamos disfrutar un rato de nuestro hobbie.
Y llegamos a mesa hecha, a que nos hagan una partida completa. Sus 4 horitas de rol. Con sus encuentros, sus desafíos, su trama, y sus conclusiones. Una aventura completa.
Todo hecho por alguien que no gana nada con ello mas allá de pasar un rato divertido con otras personas que comparten su hobbie.
Que gente mas enrollada, ¿no?

Pero tambien hay empresas que viven de esto, ¿verdad?
Y van a las jornadas a vender sus juegos.



¿Seguro que van a vender?

La teoría dice que una empresa que hace partidas en jornadas es porque quiere vender juegos.
Por eso se desplazan hasta allí, ofertan partidas, y pierden su tiempo, porque toda esa inversión reportará luego unos beneficios.

Ahora bien, ¿vosotros veis alguna diferencia entre las partidas de las empresas y las partidas de los fans?

Volvamos al concesionario.
El concesionario quiere vender. No te va a dejar darte mil vueltas con el coche. Prueba lo mínimo y déjame el coche libre para el siguiente cliente.
¿Por qué?, pues porque todo el tiempo que tu estás probando ese coche no lo está probando otro posible cliente. Es tiempo que gasta el vendedor en intentar colocarte su producto. Es decir, enseñarte el coche les cuesta dinero... pero la idea es que luego se venda alguno y con eso paguemos las nominas de los empleados y hasta tengamos beneficios.

No veo nada de eso en las jornadas.

Solo veo partidas de fans para fans.

Y está muy bien, claro. Pudiendo ir a que me hagan una partida completa de 4 horas por la cara no me voy a quejar.


Sin embargo no veo yo ese afán de vender mas allá de un par de comentarios que te sueltan los directores de juego durante la partida.

Por no mentar lo poco rentable que es hacer una partida completa de 4 horas a una mesa de juego.
Pongamos 4 personas por mesa para facilitarnos las cuentas.
¿Quiere esto decir que has invertido 1 hora por persona para la posibilidad de vender un juego?.

Bueno, también está la gente que ve la partida... no, espera, no hay nada mas aburrido que pasear por unas jornadas de rol viendo como juegan los demás.
Nuestro hobbie se desarrolla en un espacio imaginado compartido. ¡Y es genial!, pero eso hace que cuando alguien se acerca a la mesa solo vea a un grupo de gente hablando, y riendo o gritándose. Parece que se lo pasan bien, pero no ves que demonios están haciendo. Así que miras con extrañeza y sigues andando.

Que si, que si estás desde el principio puedes enterarte de lo que está pasando.
O, si pillas a uno de esos Directores de juego que te llenan la mesa de escenografía, puede que sea algo mas llamativo y te pares un momento a mirar. Claro, eso llama la atención (eso vende...), pero suelen ser la minoría porque, claro, hay que currárselo.

Probad a mirar el entorno en unas jornadas.
De hecho, si son unas jornadas mixtas, mejor.
¿Cuanta gente hay paseando entre las mesas de rol?, poca o ninguna. Y los pocos que hay rápidamente se van a buscar mesas mas interesantes. Especialmente si no son roleros.
¿Cuanta gente hay paseando alrededor de los juegos de mesa, los tableros con minis?, ¿Cuantos miran, preguntan, y se quedan un rato alrededor aunque no estén jugando?, muchos...

De hecho, si nos fijamos en los juegos de mesa, veremos que rara es la persona que pierde 4 horas en enseñar a jugar a un grupo. Mucho mejor enseñar lo básico a un grupo, dejarles practicar un poco, venderles la moto a los que pasan por allí, coger otro grupo y otro y otro mas... y en lo que una mesa de rol te entretiene a 4 personas un juego de mesa te despacha a 20. Mas los que han pasado por allí y han cotilleado porque les llamaba la atención.

Algo falla aquí, ¿no?


¿Por qué no se hacen demos de rol?
Es mas, ¿por qué se miraría mal el mero hecho de proponer demos de rol?

Tu pruebas un coche o un juego de mesa, y aunque son cosas bien distintas asumes que no es para que lo uses todo el tiempo que quieras, sino únicamente para catarlo.

Sin embargo, la partida te la tienen que hacer entera.
Aunque el sistema de combate lo hayas visto en el primer encuentro te hacen 3 mas...
Y también podemos perder 1 hora haciendo fichas.
Y otra mas explicándote la ambientación, claro.

A simple vista parece una perdida de tiempo si lo que se busca es vender. Si lo que se busca es pasar un buen rato y echarse unas risas, no, desde luego.

Buenas, vengo a venderle un juego de rol.
Pero si lo que buscamos es vender... lo suyo sería optimizar el tiempo.
Partidas de 2 horas como mucho, incluso puede que de 1 hora. Porque si vas con las fichas hechas lo que vas es a mostrar el sistema, y eso en 2 encuentros lo has hecho.
Y ¿la ambientación?, pues en lugar de perder 1 hora en cada partida mejor hacer una charla a un aforo numeroso y perder 2, 3... 4 horas en explayarse a gusto con la ambientación, las curiosidad, etc...
Idem para el sistema. No hace falta explicar el sistema completo, lo que se necesita es verlo funcionando. Si queremos hablar de la filosofía del sistema, y de las matemáticas subyacentes, para eso montamos un taller, y atendemos a mucha mas gente a la vez.
Y hay que llamar la atención.
Escenografía, mapas y figuritas es lo mínimo.
Ir disfrazado y darle a los jugadores gorros de mafiosos, katanas de plástico, o cualquier otra chorrada que llame la atención es promoción. No solo por los jugadores, que también, sino por la gente que pasa alrededor y entre todas las mesas de gente hablando verán una en la que la gente tiene capas élficas y hay un mapa de la tierra media "¡Ey!, esto me suena, están jugando al Señor de los Anillos".
¿Puedes meter música sin molestar?, ¿a que esperas?
¿Has pensado en usar incienso?
¿Traer comida relacionada con el juego?

¡Rol aquí!
Hay mil cosas que se pueden hacer para llamar la atención, y ya no es una cuestión de como ambientar tus partidas para hacerlas mas memorables, es cuestión de venderse.
Tienes 4 horas para vender ese juego, ¡aprovéchalas!
Y no te quedes solo con los jugadores de la mesa. La gente que da vueltas por las jornadas también son posibles clientes.

Pero por el momento nos conformaremos con los fans haciendo partidas para fans.
Y, de vez en cuando, alguno que se lo curra mas de lo habitual.

Oye, por mi perfecto, me encanta que en el concesionario me dejen probar el coche en un viaje bien largo. Eso que me ahorro de alquiler.



PD.- las empresas de alquiler de coches, es decir, cobrarte el uso por horas sería el equivalente a la gente que trabaja haciendo de Master. Pero eso mejor lo dejamos para otro día ;)