martes, 28 de marzo de 2017

Thunderbolts 1, volumen 3

Alguna alegría tendría que darme esta Civil War II, ya que me cerraban A-Force, y ha sido el regreso de Los mas buscados de Marvel: Los Thunderbolts.


Una de mis series favoritas de Marvel de todos los tiempos (con permiso de los New Warriors), y que había sido especialmente maltratada en sus últimos tiempos.
De hecho, teniendo en cuenta su deriva editorial me he acercado a este tomo con muy poquitas esperanzas... aunque es inevitable hacerse ilusiones cuando ves de forma tan clara en la portada el regreso de Atlas, Piedra Lunar o el Arreglador (¿?).

El tomo comienza con un in media res, así que si no estás muy al tanto de la actualidad Marvel va a dar igual porque los que están al tanto también comienzan perdidos.

Hay un nuevo grupo de Thunderbolts comandado por Bucky, estooo... el Soldado del Invierno. El grupo se ha fugado de algo llamado Pleasant Hill (que no necesitas conocer, y lo que es importante te lo explican), y tienen un montón de documentación de Nick Furia. Por un lado les persigue Shield, pero al mismo tiempo buscan amenazas para proteger la tierra.

Mmm... pues así a simple vista parece que un minimo del espiritu clasico si se ha recuperado.
Tenemos un grupo de villanos perseguidos, intentando hacer cosas buenas, pero dudando de si mismos.
Venga, lo admito, habeis captado mi atención (no como el esperpento aquel del Hulk Rojo que robó el nombre para hacer algo que no tenía absolutamente nada que ver >.<).

A ver, ¿con quien contamos?


Aparte del Soldado del Invierno tenemos a Atlas, Piedra Lunar, El Arreglador y Mach X.
Mmm... a la mayoría les tenía un poco perdidos. Abe (Mach X) juraría que colaboraba con el gobierno. Espera, ¿Norbert no se había quedado en una paradoja temporal?
Bueno, sigamos leyendo a ver como lo justifican.


Ah, si, también tenemos a Kobik
Se supone que es un Cubo Cósmico con forma humana, en concreto la forma de una niña de 4 años.

Vale... por partes.

Si hay que explicar que es un Cubo Cósmico es que te has perdido gran parte de lo que ha pasado en Marvel en los últimos, no se, ¿60 años?
Lo siguiente es... esa niña no aparenta 4 años ni de broma. Es mas... este estilo de dibujo... ¿soy el único al que le recuerda aquellos comics infames de Image en los 90 llenos de testosterona, figuras imposibles con los trajes pintados sobre la piel, fondos y detalles nulos, y guiones aun peores?

No creo...


Aunque este traje de Karla y esa hiperlordosis galopante...


Esas caras planas e inexpresivas que solo se diferencian en el pelo o los detalles del uniforme...



Esas armas que carecen de forma, logica, o siquiera una forma realista de llevarlas...



Fondos que no existen...



Armaduras de metal que parecen pintadas sobre el cuerpo y accesorios para armas que desafían toda perspectiva (atención al cañón que sale a la izquierda de la imagen por debajo de la mano)

Juntando pedacitos te enteras de que el dibujante es precisamente uno de los que aparecieron en aquella hornada. Dibujantes que solo saben dibujar figuras humanas como si estuvieran en poses de moda. Hombres hipermusculados y mujeres hipersexualizadas (mas de lo habitual), y siempre en tensión, claro. Cualquier cosa que no sea pintar el traje sobre la figura desnuda se escapa a sus habilidades, y eso incluye cualquier cosa desde armas a rasgos faciales pasando por decorados...
El objetivo del dibujo era poder poner figuras en poses de acción, y luego si eso le dabamos un color llamativo para ocultar el horror.
Siempre me ha parecido un insulto y una falta de respeto a los verdaderos dibujantes, pero parece que en los 90 lo petaba. Solo espero que no vuelva esa moda.

Claro, en los 90 daba igual porque los guiones iban de la mano. Eran tan insulsos como los dibujos, ya que su único objetivo solo era justificar escenas de acción. Y de eso hay mucho en este tomo. ¿Recordáis que comenzaba con un in media res?, pues no es mas que para poder justificar el meternos en la acción de pleno.
Y así tenemos que las primeras páginas, mas de la mitad del tomo, son escenas de combate una tras otra.

Bueno, aunque entre tanta acción algo queda para ver que nuestros queridos Thunderbolts todavía siguen haciendo de las suyas y no son tan buenos como nos lo pintan.


Quizás podamos salvar algo todavía...

Y, efectivamente, el ultimo número incluido en el tomo trata precisamente de todo eso.
¿Casualidad que además cambie el dibujante y el resultado sea radicalmente distinto?



He tenido que mirar los créditos para verificar que solo cambia el dibujante. Del color se sigue encargando el mismo tipo.



Es que hasta un edificio en mitad de la nieve tiene mas detalle que Bucky leyendole un cuento a Kobik.


En fin...

Si, en el ultimo número explican un poco mas todo eso de Pleasant Hill y como es que Norbert no está atrapado en una paradoja temporal. Claro, con un dibujante que sabe hacer algo mas que escenas de acción se puede invertir en ese tipo de escenas.

Solo espero que conserve el segundo dibujante y nos libren de ese desecho de los 90. Que si en 20 años no ha aprendido a dibujar no parece que vaya a aprender de golpe.

En resumen, una nueva alineación de los Thunderbolts con posibilidades, en un comic que no pasa de entretenido, pero que traerá muchas esperanzas a los fans del grupo.