miércoles, 30 de noviembre de 2011

[fanfic] Descenso

Primera parte de un pequeño fanfic con nuestros personajes del SWtOR.

.oOo.


- Planeta Kentares VII.
- 5000 metros sobre el centro de control operativo Sith de la zona. Una fortaleza natural protegida por enormes accidentes geográficos en medio del mar.

Repaso la consola de datos inutilmente por enésima vez. No sirve para nada, pero me mantiene entretenido.
Bombardeo orbital. Descartado, debe recuperarse importante información estratégica.
Ataque terrestre. Descartado. Los vehículos anfibios no llegarían al borde de la isla, y los transportes aereos serian derribados entre los escarpados riscos antes de encontrar un lugar seguro donde dejar a las tropas.
Realizar ataque aereo para permitir el asalto utilizando tropas aerotransportadas.
Internamente no puedo evitar sentir cierta simpatía ante la inocencia demostrada por el político que ha firmado la orden.
Un asalto aereo para entrar en una fortaleza escondida en medio de una isla fuertemente protegida y con unos enormes riscos que sirven de defensa natural es, en el mejor de los casos, un misión suicida.
Por eso nos envian a los Recios. Nadie espera que lo consigamos.

Vuelvo a mirar al pequeño grupo que me acompaña en la lanzadera. Un conglomerado heterogeneo de combatientes. Una extraña mezcla de soldados de la República, Caballeros Jedi y asociados.

Desde la cabina de pilotos se acerca el Sargento Oroth gritando ordenes a sus soldados para hacerse oir entre el ruido de los motores.
- “T menos 1 minuto para que aprendais a volar, chicos.
Inmediatamente todos los soldados se desabrochan sus cinturones de seguridad y se ajustan las mochilas de descenso a su armadura de combate.
Los miembros de la Orden simplemente nos ponemos en pie y nos acercamos a las puertas comprobando que nuestras mochilas de descenso esten bien sujetas.

- “¿Seguro que sabrán utilizar las mochilas de descenso?
- “Esperemos que si, Sargento. Y si no la Fuerza se encargará de ayudarnos.

Estoy seguro de que debajo del casco Urt ha torcido el gesto, no es necesario verle.

- “Como quiera. Nos vemos abajo.” - Y abriendo la puerta se asoma a una isla que está 5000 metros mas abajo. - “¡Se acabó el recreo, hora de ganarse la paga!

Veo desaparecer al Sargento y uno a uno el resto de componentes del grupo de asalto.
Los Jedis, por respeto a nuestros compañeros, les dejamos iniciar el asalto.

Cuando llega mi turno me paró un momento en la puerta y dejo que el viento me golpee en la cara. Siento la isla bajo nosotros, las montañas, los cañones de defensa...

- “¡Piloto! ¡Vuelva inmediatamente a base! ¡Esperen nuestra señal un maximo de 2 horas!
- “¡Si señor!

Me suelto de la agarradera de seguridad y me precipito al vacio.

- “Que la Fuerza nos acompañe...