miércoles, 25 de septiembre de 2013

El espanta-novatos

¿Tu también sientes como peligra el status quo?, ¿también piensas que no podemos dejar que venga sangre nueva a fastidiarnos el tinglado? 
No te preocupes, con una serie de sencillos pasos podremos alejar a cualquier curioso del rol, y asegurarnos que nos mantenemos como un gran grupo cerrado, oscuro y reducido. ¡¡Como $deity manda!!

1.- La actitud lo es todo.
Tu eres guay, eres rolero, eres el puto amo.
Y los demás son unos mierdas.
Hay que mantener las distancias.
Que no se confíen, que no empaticen contigo, y sobretodo no abandones el aire de friki misterioso e inalcanzable. Tu eres el puto amo, el señor de las reglas, tienes todo el poder, y ellos son solo unos pobres ignorantes que no saben que es el rol.

2.- Asústales.
¿Estas preparado para jugar a rol?
Yo creo que no.
El rol es complicado, requiere esfuerzos y sacrificios.
No se lo endulces con cuentos chinos. Van a sudar tinta y deben saberlo antes de ponerse a ello.
Háblales de esas tardes interminables intentando hacer un turno de combate de Vampiro. Pídeles mucho hueco en la agenda, que vengan descansados, que apaguen los móviles y que lean, hazles leer mucho para la partida. Ambientación del señor de los anillos... el Silmarillion por ejemplo, que revisen planos de naves de Star Trek, y por supuesto que repasen sus apuntes de matemática lógica de la facultad, que para jugar a rol hay que saber muchas matemáticas.
Pónselo chungo para que vengan acojonados ya el día de la partida.

3.- Preparación.
Muy bien pringado, después de 3 horas ya le has puesto nombre a tu PJ.
Vamos ahora con las clases de personaje.
Intenta que el primer día de partida se gaste solo en prepararlo todo.
No empieces por las fichas, hay muchas formas de abrumarles antes de eso.
Cuéntales las reglas de forma detallada. Da igual que vayáis a jugar una versión pacifista de las aventuras de Mi Pequeño Pony, no te olvides las reglas de combate avanzadas y ¡¡las tablas de críticos!!
Llena la mesa de dados de todos los tipos, tamaños y colores. Muestraselos, enséñaselos... pero que no los toquen. ¡¡No son dignos!!
Ojo, cuidado con esto. Puede resultar que los jugadores vengan de jugar juegos de mesa o incluso podría darse el caso de que te venga algún culoduro de los juegos de miniaturas. Si le intentas derrotar en su campo estas perdido. Se inteligente y haz justo lo contrario, atácale con la ambientación, dale donde mas le duele!!
No hay nada como 2 horas releyendo la cronología que viene en el manual, explicando las casas sucesoras, las costumbres reproductoras del ornitorrinco salvaje nativo de Bajo Montaña... para hacer que se tire de los pelos el jugador mas voluntarioso.
Conoce a tu enemigo y dale donde mas le duele.
Pídele que se mire todas y cada unas de las armas y las dotes de combate para rellenar la ficha de su mago si le ves mas indie, pero si le gustan las reglas oblígale a pensar un trasfondo o, mejor aun, hazle interpretar sus aspectos con escenas en solitario. Sin preparación, sin compasión, sin vaselina.

4.- La partida.
Dale caña, demuestra quien manda.
Algún capullo dijo que el rol era para divertirse. Ahora está limpiando los retretes de Minas Morgul.
Otros hablan de que es un juego, y de chorradas sociales. Mas tonterías.
Si venían con esas ideas quitaselas de la cabeza cuanto antes.
¿Diversión? ¡Una p***a como una olla! Vas a estar tirando dados, consultando tablas y haciendo cálculos toda la puñetera tarde. No te gusta? Pues esto es rol de verdad, como manda Gygax, ¡pringao!
¿Jugar? Aquí no jugamos. Jugar es saltar a la comba, esto es rol, ¡nenaza! Te va la vida en ello y si tu PJ muere es por tu culpa, caraculo. Así que búscate la manera de sobrevivir, porque soy el Master y voy a por todas. Y cuando me cargue a tu PJ me voy a reir en tu cara de pringado.
¿Socializarse? ¿Con quien? Estos no son tus colegas, ahora son enemigos. Esto es rol, aquí solo puede ganar uno, y el que hace amigos pierde. ¿Quien demonios te ha dicho que aquí se viene a hacer amigos?
No les des tregua, si ves que comienzan a pillar algo cambia de tercio.
Si parece que se acomodan cámbialo todo. Si dominan las reglas ponles a interpretar, si parecen cómodos narrando hazles callar y que se pongan a tirar dados.
No les des un respiro y los tendrás en el bote. Estos no vuelven, fijo.

5.- El cigarrillo de después.
Lo siento tio, parece que esto del rol no es lo tuyo.
Y eso que hemos ido muy suave.
No te duermas en los laureles. Aunque les hayas destrozado mentalmente antes y durante la partida todavía hay que dar el golpe de gracia.
Deja claro que esta vez ha sido suave porque eran novatos, pero que el rol de verdad es mucho mas exigente.
Si alguna parte les ha gustado quítale importancia: "Eso no lo hacemos cuando jugamos a rol de verdad."
Y si algo parece que les ha achantado carga a muerte por ahi: "Pfff... pues hoy ha sido muy suave, cuando jugamos rol de verdad es mucho mas complejo."

Y ya está

Con estos sencillos pasos te aseguraras que esos capullos que vienen a fastidiarnos el cotarro ni se acerquen al rol.
Bonus: Si lo has hecho bien puede que incluso hablen de la experiencia y te ahorres tener que asustar a otros. ¡¡Dos por uno!!

Ahora si. Buen trabajo.