lunes, 16 de diciembre de 2013

Toda publicidad es buena

Alguna vez se escucha por ahí que toda publicidad es buena, o como decía Madonna: "lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal".


Puedo estar de acuerdo con esa afirmación en cierto entornos muy relacionados con la imagen y el espectáculo donde lo importante es principalmente generar movimiento, y es evidente que mejor que quieran saber de ti por cosas malas a que nadie quiera saber de ti, porque al menos así iras a los programas de cotilleos o desmentir o a montar mas bronca.

¿Pero esto se puede trasladar directamente al rol?

Claro, lo primero sería ver a que nivel se puede hablar de publicidad. Por ejemplo, para disfrutar de tu partida da un poco igual que los demás hablen o no del rol.


Se puede hablar de la mala publicidad o de la ausencia de la publicidad a nivel puramente comercial, y de hecho basta con ver como actúan las diferentes editoriales patrias para saber que opina cada una sobre este tema. Y mejor dejarlo ahí, que cada cual apenque con lo que siembra (o con lo que no siembra, claro).

Así que circunscribiendome a lo que sería el mundillo rolero, la afición, la producción rolera, las jornadas... en ese entorno, ¿cualquier publicidad es buena?

Por un lado tenemos el tema comercial, y es que cuanta mas gente oiga hablar del rol mas posibilidades de que a alguno le pique el gusanillo y quiera probarlo, ver que hay de cierto en eso que se dice y porque le llama la atención a la gente que juega a ello pese a todo.
Desde una perspectiva puramente matemática, comercial e interesada, cuanta mas gente sepa del rol mejor para todos ya que incrementamos las posibilidades de que mas gente comience a jugar a rol, y eso siempre es bueno. Mas gente, mas compradores, mas jornadas, mas material...

Pero, ¿da igual el motivo por el que se acerque la gente al rol? ¿la mala publicidad solo afecta a la cantidad de gente que puede interesarse por el rol?

La buena publicidad cuesta ganarsela.
La mala fama se gana en un momento y de la forma mas tonta.
Dejadme hacer un poco de abuelo cebolleta y recordar los oscuros tiempos que rodearon al "asesinato del rol".
Por supuesto que de pronto el rol fué famosisimo, y no voy a negar que puede que alguien conociera el rol "gracias" a todo esto. Gente que puede ser majísima y encantadora.
Por desgracia mi experiencia personal fué todo lo contrario. Y como personal no tiene porque ser mayoritaria, ni siquiera tiene porque haberle pasado a nadie mas. Pero es lo que me tocó vivir.

Da la casualidad que por aquel entonces (Abrill de 1994) era el presidente de una asociación cultural de juegos de rol y estrategia. El nombre largo para decir Club de Rol. Así que no solo me tocó de frente sino que tuve que bregar con las repercusiones organizativas y burocráticas que llegaron súbitamente.
Padres que acudieron asustados a preguntar que demonios hacíamos allí cuando no a echarnos la bronca directamente o prohibir a sus hijos volver al club. Otras asociaciones que nos comenzaban a mirar con sospecha porque habían escuchado que los roleros eramos el mal. Gente que se acercaba a la asociación a informarse sobre el rol viéndolo como una forma de escape violento, una carta blanca para actividades xenofobas y racistas que nos daba tanto miedo escuchar la pregunta como dar la respuesta. Una situación terriblemente cómoda como os podéis imaginar.
Y, por supuesto, las consecuencias gubernamentales derivadas de todo esto fué que muchos ayuntamientos decidieron cortar de raíz cualquier posible relación con el rol, lo que implico la súbita puesta en la calle de muchos clubes. Sin mediar razones a la puta calle.
Menos subvenciones, mas vigilancia, ...

Con lo que cuesta abrir puertas mejor que no se cierre ninguna.
¿Que tipos de jugadores pueden acercarse al rol a causa de una mala publicidad?
Pues muchos y variados, dependerá del mensaje transmitido, pero personalmente tengo claro que quien se acerca a un hobby por motivos equivocados normalmente no es un buen añadido para ese hobby. Primero porque lo mas normal es que no le termine gustándole, pero es que mientras esté intentando hacer que le guste seguramente quiera convertirlo en lo que él cree que es.
Si alguien se acerca al rol porque es un hobby violento y competitivo jugará de una forma violenta y competitiva.
La primera impresión que te llevas de una actividad es tremendamente importante, y marca en gran medida como te vas a relacionar con esa actividad. Se puede cambiar, evidentemente, pero cuesta muchísimo mas cambiar una idea preconcebida que explicar algo de cero.

Pero es que no solo nos afecta por el tipo de jugadores que se nos pueden acercar.
Una mala publicidad puede enemistarte con el resto de la sociedad, haciendo que sea mas difícil conseguir espacios y/o subvenciones para los clubes, o convirtiendo los manuales en lectura para adultos o poco recomendable. Menudo varapalo si los manuales pasaran de estar en la sección de juguetes o literatura, o secciones mas oscuras... como ya hemos estado a veces.

La publicidad está bien, pero, por favor, mejor anónimos que enemigos de la sociedad.

Eso de enemigo publico solo mola en las películas...