martes, 18 de marzo de 2014

Objetividad y equilibrio en los juegos de rol

Dos palabras que escucho a menudo. Una referida a la actuación de los Master y la otra mas bien orientada a las reglas, pero en cierta manera ambas van de la mano.


Del pasado de los wargames hemos heredado esa concepción de neutralidad en las reglas, y de hecho algunos juegos denominan Arbitro a la figura del Master.
Personalmente Arbitro es una de las peores acepciones que he escuchado para referirse al Master.
Primero porque me da la impresión de que es alguien que media entre partes enfrentadas, y no entiendo la competición en el rol. Entre los personajes si, de hecho me parece que enriquece mucho las partidas, pero nunca entre los jugadores.
Y por otro lado porque me parece reducir la labor del Master a mero interprete mecánico de las reglas, cuando para mi las reglas son algo que ayuda a la partida, no que establece fronteras a la misma.

¿Pero como jugáis a rol para necesitar alguien que os separe?
Siendo jugador habitual de juegos de mesa y MMOs, y con un amplio pasado de jugador de wargames, cuando me encuentro con una partida de rol lo último que espero es un Master que unicamente me lee las reglas.
Para eso, señor Master, me conecto al WoW un rato, que hace los cálculos mucho mas rapido, y terminamos antes. O prescindimos de Master y nos ponemos a jugar al Descent o a Warhammer Fantasy, y si hay problemas de reglas ya lo buscamos en las FAQ.

Si esto es todo lo que me aporta el Master a la partida casi que nos lo podemos ahorrar.
No, no quiero un Master objetivo ni neutral, quiero un Master que busque activamente hacer la partida mas interesante.
Si juego el mismo modulo 2 veces y las 2 veces ocurre lo mismo es que algo está funcionando mal. Muy mal. Personajes planos, Master sin ideas... algo está fallando. Una aventura no puede ser igual por muy parecidos que sean los personajes que la juegan.