martes, 8 de abril de 2014

[Ideas al aire] Mighty Morphing Power Characters

El clásico patrón o mentor que da regalos a los héroes es un clásico por algo. Da igual que otorgue un poder o habilidad, o quizás el regalo tenga la forma de un objeto o un arma, quizás sea un compañero o una montura... como sea es algo especial que está unido al personaje y que le hace especial de algún modo.

Si eres capaz de pronunciarlo...
En esa linea los jugadores han estado equipando con lo mejor que el compendio de armas y equipo, o la imaginación, ha podido poner en las mesas de tantas y tantas partidas.

Muchas veces incluso es el propio hecho de tener ese objeto o poder lo que te hace diferente a los demás y es la base del juego. Especialmente cuando es un regalo envenenado de esos que son todavía mas interesantes.
- ¿Inmortalidad al precio de tener que alimentarse de la sangre de otros humanos?  
- ¿Objetos de poder arcano con consciencia propia que intentaran controlar a su portador?  
- ¿Increíbles robots gigantes que se unen a la mente de su piloto a costa de hacerle cada vez menos humano?  

Como no podía ser de otro modo, la opción de perder eso que te hace especial siempre es algo con lo que se juega, y da para mas de una trama.
- ¿Caballeros que representan las constelaciones quedándose sin su armadura debido al daño recibido?  
- ¿Adalides caídos en desgracia ante su deidad que les retira sus poderes especiales?  
- ¿Palo de fuego que se queda sin polvo mágico para hacer bum?  

"¡Prestad atención! ¿Veis esto? Esto es mi escoba de fuego, es una Remington de dos cañones del calibre doce, lo mejor que puede ofrecer almacenes S-Mart. La encontraréis en la sección de caza y pesca. Esta maravilla ha sido fabricada en Grand Rapids, Michigan. Su precio de venta es de 195, la culata es de nogal y los cañones recortados de acero azul cobalto, tiene un gatillo finísimo, ya lo ven...compre elegante, compre en S-Mart... ¿¡Lo habéis entendido!?"
Los regalos están ahí, y llevamos tanto tiempo utilizándolos que muchas veces olvidamos que son un recurso mas a partir del que se puede organizar una partida. Especialmente interesante cuando puede ayudarnos a salir de la rutina.

Algunos jugadores adoran el atarse a un personaje y ver como evoluciona reto tras reto, pero otros jugadores disfrutan mas explotando diferentes opciones. Donde hoy juego con un bardo mañana quiero dar de leches con un bárbaro y pasado curar con un clérigo.

No hace falta cambiar de ficha todos los días, utiliza algún objeto mágico, un poder, una maldición o un don que le permita hacer algo parecido cada cierto tiempo y tendrás contentas a todas las partes.
Por un lado los jugadores mas arraigados no tendrán que andar cambiando de ambientación y juego pudiendo seguir con su personaje favorito, mientras que el ávido de nuevas sensaciones tendrá una golosina con la que entretenerse cada día.

En D&D puede ser un objeto de propiedades cambiantes, una maldición que te hace cambiar de raza, o un poder de usos diarios que cada día emula un poder de otra clase.

Siempre estará ese jugador que disfruta de la variedad de tener un día una espada de fuego, otro día una espada de rayos, otro día una espada de escarcha...
En un juego de superhéroes podemos hablar de un personaje como Husk (Vaina), que cada vez que cambia de forma obtiene poderes diferentes, o cualquiera de las múltiples variantes de poderes que permiten copiar otros poderes, desde Synch (Sincro) al Superadaptoide pasando por Rogue (Pícara).

El increíble poder de ser una tía buena y convertirse en una tía buena metálica
Esta pequeña herramienta puede trasladarse a todo el grupo sin ninguna dificultad con sistemas como FATE simplemente indicando a tus jugadores en la creación de personajes que uno o dos de sus aspectos serán mutables.

Con este pequeño cambio podemos crear una partida donde los jugadores son mutantes inestables que huyen del gobierno y al comienzo de cada partida les puedes dar un aspecto diferente que deberán utilizar ese día: anfibio, alado, rocoso, imagen desplazada, ...

Noooo... los pinchos pasen, pero el pelo a lo Locomía no lo soporto!!
O si tus jugadores prefieren ser ellos mismos quienes controlen los cambios cambia de chip y piensa en videojuegos o series donde los protagonistas conocen la situación de antemano y pueden equiparse en consecuencia.
¿Misión acuática? No pasa nada, equipo submarino.
¿Diplomáticos en ciudad nube?, no me fío ni un pelo, voy a llevar un cinturón antigravedad por si acaso.

Riete tu ahora del superagente 86
Las posibilidades son enormes y el trabajo cercano a cero, así que no os cortéis y animaros a darle un poco de variedad a vuestras partidas.

Y si lo habéis hecho ya, o ahora que lo leéis os parece una buena idea y la lleváis a vuestra mesa, no dejéis de comentar por aquí que tal os ha ido.