sábado, 20 de noviembre de 2010

[Dark Heresy] H10 - día 10

Viendo que no escribo el reporte de la partida con tanta presteza como me gustaría, queda claro que lo de poner la fecha es bastante estúpido. Así que suprimo la fecha, que tampoco ayuda en nada y simplemente pongo el día de partida. Eso si, para identificarla de algún modo tendré que bautizar a cada partida… y la de Dark Heresy será a partir de ahora H10
El nombre del grupo de acólitos en la partida, y que era el numero que llevaba el servocraneo que tanto les gustó.

En cuanto a la partida en si…

4º y último día del Asesino de Cristal.

En esta ocasión la tónica de investigación relajada que llevaban mis jugadores en sesiones anteriores se fue rápidamente al carajo.
Ante la proximidad del desastre - habían encontrado un indicador con una cuenta atrás perteneciente al culto herético - se pusieron nerviosos y perdieron todo sentido de la sutileza.
Su máxima prioridad se convirtió en avisar a Lord Lucius, ya que todas sus sospechas eran que los cultistas le atacarían.
Para su desgracia, la guardia personal no estaba muy por la labor de dejarles pasar porque si, y mientras Julius decidía pedir al Inquisidor algo que certificara su autoridad, el resto del grupo se ponía nervioso y todo terminaba en un tiroteo
La pareja de guardias llamo a su jefe, y cuando este apareció las cosas en lugar de aclararse se pusieron más tensas. Amenazas, manos en las pistolas, y los soldados que no se contuvieron ante una situación peligrosa.
Curiosamente 3 jugadores mantuvieron a raya y eliminaron a un grupo de 8 guardias de seguridad
Incluso cuando una pareja de cultistas aprovecho el jaleo para intentar eliminar al grupo lo máximo que paso es que Mae y Ravía terminaron un poco chamuscadas. Por cierto, que brutos son los lanzallamas!!

Finalmente, y con todos los guardias muertos, los jugadores accedieron a los aposentos de Lord Lucius, señor de Tarsus. Eso si, aquí nadie dijo nada del incidente, o se culpaba a los cultistas… aunque ahora si mostraban su insignia inquisitorial, así que fueron en plan totalmente avasallador.

El guardaespaldas de Lucius, sospechoso de pertenecer al culto, fue apresado sin dejarle protestar, y aprovechando su autoridad inquisitorial hicieron venir a 1 compañía de guardias de seguridad completa.

Para su desgracia los planes de los cultistas no pasaban por atacar directamente a Lord Lucius, si no que primero iban a crear un Huésped Demoniaco. Cosa que hicieron tranquilamente ya que los PJs se ofuscaron en defender a Lord Lucius, preparando la defensa de sus aposentos, posicionando a los guardias, etc…
Por mucho que insistí en darles pistas, malas sensaciones a la psíquica, etc… nada, ahí se me atrincheraron, así que, evidentemente, terminaron apareciendo los cultistas con su Magus y su Huésped Demoniaco incluido.

Así que el día, que había empezado con una ensalada de tiros, termino con otra ensalada de tiros espectacular donde lo único que recuerdo son los estragos que causaba el maldito rifle de francotirador

Y tampoco dio mucho mas de si la sesión, aunque estuvimos mogollón de horas, pero es que los combates multitudinarios se comen el tiempo cosa mala. Así que una vez eliminados los cultistas y el pobre Huésped (si, al final me daba penita el pobre), cortamos la partida y dejamos las conclusiones para la siguiente sesión