miércoles, 24 de noviembre de 2010

[Dark Heresy] H10 - día 11



Tras la masacre a bordo del Leviatán los personajes tenían que rendir cuentas por sus acciones.

Una costumbre de la Inquisidora, que gusta de interrogar a sus acólitos, saber que opinan sobre lo que han hecho y darles un toque de atención de ser necesario.
Ademas, tambien se aprovecha para comprobar la lealtad y pureza de los acólitos, especialmente si han estado en contacto con una posible fuente de corrupción como fué en este caso el Huesped Demoniaco.

Con la grabación del Servocraneo -por algo les acompaña- y los testimonios de los acólitos la Inquisidora hizo una serie de valoraciones, especialmente sobre sus impresiones al respecto del otro Inquisidor, y sobre su actitud frente a los Guardias de Seguridad.

Sobre Moncrieff la Inquisidora tambien se declaró bastante recelosa, y por ese motivo les encargó su siguiente misión sin apenas descanso, lo que haria que esta vez los acólitos se ahorrarían los rituales de purificación y los interrogatorios exahustivos.

Sobre su predisposición al uso del gatillo tuvo un encontronazo con Aegis, la cual terminó encargada de notificar personalmente uno por uno a todas las familias de los fallecidos el suceso, a modo de cura de humildad.

En el poco tiempo que les quedó los personajes aprovecharon para redactar los informes de la misión, y pertrecharse para el viaje. Así que entre otras cosas aprovechamos para gastar PX.

Como no iban a realizar correctamente y con tiempo los rituales de pureza fueron unjidos ritualmente y recibieron un sello de pureza para intentar limitar lo mas posible cualquier efecto corruptor.
Y como nos animamos con los sellos, el tecnosacerdote del sequito inquisitorial de mayor rango, Tertius Sphera, bendijo sus armas bajo los auspicios del Omnisiah ^_^



Y poco mas dió de si la jornada.
Jugar un Viernes despues de toda una semana de trabajo ha demostrado no ser una buena idea :(

Así pues, una sesión de transito. Conclusiones de la partida anterior, actualización de fichas, y ni siquiera llegamos a introducir el siguiente módulo.