jueves, 29 de septiembre de 2016

[En pruebas] Recursos Humanos

Al igual que con los juegos de rol, con los juegos de mesa siempre tengo un montón en la cabeza. Varios a medio concretar, y un par de protos en marcha que van teniendo mayor o menos importancia según me resulta mas o menos entretenido dedicarme a ellos.

En concreto, ahora mismo uno de los que mas entretenido me tiene es Recursos Humanos (RRHH).


Un juego sobre dioses repartiéndose los últimos despojos de la humanidad en el fin de los días. Evidentemente, la desafortunada humanidad es el objetivo (puntos a final de la partida) así como el combustible para muchos de los poderes de los dioses (recursos que pagar como coste). De ahí el nombre de Recursos Humanos ^_^

Llevé una primera versión del proto a Zona Lúdica (bastante chapuza, pero funcional) que me sirvió realmente para afianzar los primeros requisitos:
- la propuesta resulta atractiva.
- las reglas de juego parecen interesantes.

Evidentemente en un primer estadio no buscas que la estética esté depurada, ni que las reglas estén equilibradas. Solo saber si merece la pena seguir o no. Y la conclusión fue que si parecía interesante.

Desde entonces el proto ha dado muchas vueltas, evidentemente, pero parece que los tiros comienzan a estar bastante acotados. Por eso mi foco actual está mas orientado a equilibrar lo que hay que ha cambiar mecánicas completamente.
Y ahí me está ayudando mucho probarlo con diferentes grupos.


Probando RRHH en el club +Bukaneros del Rol 
Y, a grandes rasgos, ¿como demonios se juega a Recursos Humanos?

Al principio de la partida cada jugador recibe una ficha que representa a su deidad. Ahí podrá llevar el recuento de sus puntos de Poder (para pagar habilidades), su Sopor (lo dificil que le resulta a la deidad seguir interesada por el plano material), y los Recursos Humanos que ha reclutado para su causa.
Además, cada deidad tiene una habilidad especial distinta.



En la ficha también hay un espacio para el avatar, la manifestación física de la deidad, y un resumen de los dados que usa la deidad dependiendo de la situación de su avatar.

Durante su turno cada jugador tira un número de dados diferente dependiendo de su localización. Estos dados indican las acciones que realiza la deidad, de una forma similar al King of Tokyo.

Además, cada deidad cuenta con una baraja propia de cartas de Saber, que representan acciones especiales con las que cada dios puede influir en el desarrollo de la partida.



En un principio estos mazos eran iguales. Solo un par de cartas por mazo le daban un poco de color.
Asumí, erroneamente, que con los poderes básicos de cada deidad sería suficiente.
Las primeras pruebas me pusieron de manifiesto este error. Todos los jugadores pedían a gritos mazos personalizados. Cuanto mas diferentes mejor.

Actualmente cada deidad juega de una forma diferente. Es mas, algunas deidades cambian profundamente la experiencia de juego, invalidando ciertas estrategias o haciendo necesario tener que tener en cuenta otros factores.
En ese punto admito que el testeo es tan interesante como agobiante, ya que es muy complicado intentar equilibrar un conjunto de personajes tan dispar >.<.

Una vez repartidas las deidades podemos pasar al tablero de juego.


Como no podía ser de otro modo las deidades utilizan como campo de batalla la superficie terrestre ^_^

El globo terraqueo se utiliza para llevar el registro de la localización de los avatares. Estos pueden estar desatados en la tierra en modo Godzilla en New York, ocultos como Cthulhu en R'lyeh, o haberse desvanecido, en cuyo caso la deidad no tendrá avatar y estará en su localización de origen (el inframundo, otra dimensión, una galaxia lejana...).

Además, en el tablero se lleva el registro de las almas restantes y su disponibilidad.

Por último, cada turno se abrirá uno de los sellos del Apocalipsis.


Estas cartas sirven como evento. Modificando el ritmo de la partida cada turno.

Y una vez que tenemos todos estos elementos es cuestión de ir viendo como los dioses intentan hacerse con el mayor número de Recursos Humanos cada turno. O como los usan para tirarse al cuello de sus oponentes y tratar de robar los que han conseguido los demás.

En general estoy gratamente sorprendido con la recepción del juego, y aunque todavía queda mucho trabajo de testeo creo que va por el buen camino.