miércoles, 19 de enero de 2011

Guerra Mundial Z

Guerra Mundial Z, de Max Brooks: Leida


Si hace unos años alguien me hubiera dicho que disfrutaría tanto de las historias de zombies me habría reido sin pensarlo en su cara. Simplemente no me llamaban las historias de gente masacrando zombies, o las descripciones detalladas-gore de zombies masacrando gente, o las pelis cuya única gracia es el susto por el susto... a lo que le sigo sin ver la gracia.

Quizás es que el genero ha evolucionado, o simplemente nunca lo había mirado con buenos ojos, pero desde que me anime a leer Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman lo miró con nuevos ojos. Hay que admitir que al señor Kirkman le tengo en un pedestal por su Invencible, una historia de superheroes clasica y sencilla que engancha por lo bien definidos que están los personajes. El paso a los Muertos Vivientes fué de lo mas previsible, debido a las buenas criticas que ha recibido la serie (realmente es el comic del momento), y al hecho de haber disfrutado de comics de ese autor anteriormente.
Y lo he disfrutado, vaya si lo he disfrutado. Pero, sobre todo, me he dado cuenta de que los zombies son una excusa, una parte del decorado donde se ambientan las historias realmente importantes, donde se da vida a esos personajes. Podría haber sido una plaga, una epidemia, una invasión extraterrestre, ... cualquier cosa que mine la población y que ponga a los supervivientes al limite habría servido igual. Lo importante son las reacciones de los personajes, y Kirkman crea unos personajes muy interesantes.

Eso fué exactamente lo que me pasó con esta Guerra Mundial Z.
Si, hay zombies, y, si, son los desencadenantes de la trama. Pero el libro trata de personas y de lo heroicas y miserables que llegan a ser. No se deleita en el espectaculo del gore, ni en la matanza, ni en otras mil cosas que podrían hacerse con los zombies. Habla de gente haciendose rica a costa de vender una falsa vacuna contra el virus de los muertos vivientes. De gobiernos desesperados por no saber como enfrentarse a un enemigo que no tiene miedo. Habla de personas.

Entretenida y muy recomendable .