jueves, 13 de noviembre de 2014

[AW Alcobendas] T02C03 - Los arboles ocultan el bosque


  • AW Alcobendas. T02C03 - Los arboles ocultan el bosque

Comenzamos el capitulo con el grupo discutiendo la situación actual y el problema de Nihil.
El enano tiene sus poderes descontrolados desde el enfrentamiento con Pútrido (Temporada 1, "grand finale"), lo que le ha ocasionado numerosos problemas. Por un lado el completo rechazo del resto de habitantes de Alcobendas, por otro lado la necesidad de buscar un método para controlarlos artificialmente, lo cual le ha llevado a la morfina. Esto le ha llevado a actuar en solitario y en general a no contar con el resto del grupo para nada, lo que ha llevado a la incomoda situación actual.
Mientras Irah, Pomelo y Elodin tratan de buscar una forma de solucionar el tema, Doc parece mas preocupada en echarle en cara a Nihil el hecho de que siempre vaya por su cuenta y nunca cuente con ellos, mientras que el enano, haciendo honor a su nombre, solo ve pegas y dificultades en cualquier solución presentada por sus compañeros.
Aunque se baraja la opción de cambiar el cuerpo de Nihil de algún modo, parece que la opción a la que menos pegas se le ve es intentar mejorar la percepción que tiene todo el mundo del psíquico, aunque - como siempre - el enano sigue buscándole pegas y Doc cabreándose por tanta negatividad.

Sin embargo no van a tener tiempo de planificar correctamente los pasos a seguir. El ruido de una discusión en el exterior y de un gentío formándose requiere su atención.

Es Campanario, quien ha regresado mucho antes de lo esperado y además solo. Parece agotado, como si hubiera corrido una maratón pero Máscara no le deja descansar. En realidad es el segundo de Irah quien está montando todo el escándalo, zarandeando al explorador mientras le pregunta por su compañera: "¡¿Donde está Pimienta?!"
A su alrededor algunos de los soldados del asentamiento se han acercado alertados por el regreso del explorador y la reacción de su líder. Detrás de ellos, el resto de los ciudadanos mira con curiosidad, desconociendo que es lo que ocurre en realidad.

Irah intenta calmar a Máscara con palabras amables, pero en el mismo momento en el que pone una mano sobre su compañero este se lo quita de encima con un terrible puñetazo.
Sorprendida, y con la boca sangrando, la Exterminadora deja las sutilezas y se lanza sobre Máscara. Derribándole e inmovilizándole en el suelo.
Mientras, Doc intenta examinar a Campanario, quien únicamente parece agotado.


Pimienta y Campanario, los dos exploradores encargados de vigilar Sanse.

Por lo que pueden averiguar, los exploradores de Sanse sorprendieron a Pimienta y Campanario.
"El bosque se movió hacia nosotros", dice el explorador.
"Pimienta me ordenó volver al pueblo y avisaros mientras ella me cubría. No se lo que pasó con ella después."

Estas palabras recuerdan al grupo algo que vieron, o les pareció ver, en su primera visita a Sanse (T01C01), algo que en su momento no pareció tener importancia y que resultaba bastante improbable: Arboles gigantes que se movían como personas.
Sin embargo... parece que al final si era verdad que Sanse contaba con algún tipo de ayuda de la naturaleza.

"Y así es como los elegidos de Gaia se alzan para luchar contra aquellos que desafían su mandato. Ayudando a sus hijos y castigando con su justa furía a quienes han olvidado el verdadero camino."
Normalmente el predicador suelta su discurso y es mayormente ignorado, pero sus palabras animando al enemigo y criticando las acciones del consejo de Alcobendas no llegan en el mejor momento.
Irah se limita a ordenar a Máscara que eche al predicador del pueblo y, ya de paso, aprovecha para vigilar como actúa su segundo después de su encontronazo.
Aunque algunos habitantes del asentamiento se acercaron a defender al predicador (uno de los nuevos soldados que habían llegado en el tren-ciudad y Plátano entre otros), no hubo necesidad de llegar a las manos, y tras dejar que le dieran algo de comida y ropa el predicador abandonó el pueblo.

Así comienzan las preparaciones del ataque a Sanse.

Irah decide que lo mejor es enviar un primer grupo, el consejo, que no dependa de mas preparación y pueda salir inmediatamente. Mientras, Máscara se encargará de preparar el grueso de las "tropas" del asentamiento y se reunirán con ellos al día siguiente.
Parece increíble la cantidad de logística que se requiere, pero movilizar aunque sea un pequeño grupo de tropas y dejar defendido el asentamiento al mismo tiempo no es tarea trivial.

Máscara, por su parte, insiste en que quiere estar con el primer grupo. Se le ve desesperado por recuperar a Pimienta. Sin embargo, respeta las decisiones de su jefa, y aunque nervioso y preocupado por el destino de su compañera, acepta hacerse cargo de los preparativos.
Por lo que parece no hay resentimiento... o eso es lo que cree Irah.

En la enfermería también necesitan prepararse.
Durante la ausencia de Doc será Tiritas quien deberá quedarse al cargo. Su hermano, Alcohol, irá con el grupo de ataque. Y es que Doc le deja claro que no se fía de él y necesita volver a ganarse su confianza.

Pomelo, por su parte, se despide de las chicas de La Piedra, no sin aprovechar para dejar caer lo útil que sería tener a alguien como Nihil en estas ocasiones. Aunque este tipo de comentarios podrían ser peligrosos en otro entorno, lo cierto es que las chicas de La Piedra son mas abiertas de mente que los demás, e incluso algunas de ellas tenían cierta simpatía por el enano. Coco, por ejemplo. Otros como Plátano no tienen ningún motivo para odiar al psíquico, y si la jefa dice que es una buena persona no hay por que dudar de lo que dice. Eso si, el moreno aprovecha para pedir un pequeño favor a Pomelo. Si no le importaría que trajera a un amigo durante unos días a alojarse en La Piedra...

En un extraño momento de compañerismo, o egoísmo sin límites, Nihil aprovecha para juntarse con Pomelo y Elodin en el almacén de esta... este... esto!!
Su intención es darle un par de vueltas a la idea de cambiar de cuerpo, aunque según avanza la conversación queda claro que el cerebro de Elodin trabaja a una velocidad diferente y en su cabeza se haga lo que se haga alguien sufrirá por ello.
Por separado recurren a la Vorágine para intentar sacar algo en claro.
Nihil descubre que, como ya hizo Pútrido en su momento, cuando un psíquico muere, si tiene la suficiente fuerza de voluntad, puede permanecer en el plano psíquico e incluso poseer a otras personas.
Elodin por su parte consulta el Nominador para buscar los planos de una máquina de trasvase mental y averiguar los pasos a seguir para construirla.

Por fin el grupo se pone en marcha... no!
Se dan cuenta de que para sus ideas de publicitar a Nihil lo suyo sería que alguien le viera ayudar a la gente, no solo que ellos se lo cuenten. Para ello lo mejor es que alguien les acompañe... por ejemplo Bordillo.

Irah pone sobre aviso a Bordillo, informándole de que han tenido que hacer ciertas concesiones y tendrán compañía, pero que no debe preocuparse por ello.
Bordillo es, ya de por si, bastante tranquilo. Antisocial que dirían algunos. Así que no parece molestarse por las palabras de Irah.
Eso si, cuando se encuentra con Nihil la sorpresa del grupo es mayúscula al ver como se ponen a hablar tranquilamente (Bordillo y Nihil se hicieron amigos en la primera temporada, y es de hecho una de las pocas personas del asentamiento que toleran al enano).

El grupo consigue llegar al puesto de observación donde habían encontrado a Pimienta y Campanario poco antes del anochecer. Asegurándose, eso si, que no hubiera nadie por la zona.
A pesar de lo que dijo Campanario sobre la emboscada, Sanse tiene teniendo la misma guardia ruinosa que permitió que Nihil se colara sin problemas. Una empalizada birriosa con dos guardias en la entrada principal y uno en la trasera.
Entre todos examinan el lugar de la emboscada, donde fácilmente se pueden ver los estragos del combate y restos de sangre. Pero nada que parezcan arboles moviéndose.

Aprovechando la vista privilegiada que se tiene desde ese punto aprovechan el visor del rifle de Irah para observar Sanse.
El pueblo está prácticamente como cuando lo visitaron tiempo atrás, y como les dijo Nihil que estaría. Sin apenas vigilancia. Unas pocas patrullas por el interior.
Como novedad parece que parte de la población se ha concentrado entre los dos grandes polideportivos alrededor de una fogata. Y en el centro de la fogata, aunque quizás no ardiendo, hay dos postes cruzados y alguien colgado de ellos. Demasiado lejos para saber de quien se trata.


Los cinco esperaron a que se hiciera de noche para infiltrarse siguiendo la misma ruta que Nihil había utilizado el día anterior.
Efectivamente nadie debía haberse dado cuenta de que el enano se coló y les robó pues no habían realizado ningún cambio en la vigilancia. El acceso a través del río a los campos anegados seguía siendo igual de efectivo.

La idea de Irah era servir de avanzadilla, recopilar información, y facilitar el posterior ataque, lo que podía implicar, por ejemplo, eliminar algún guardia despistado.
Y, la parte mas importante de ese plan era averiguar si efectivamente en Sanse contaban con la ayuda de algún tipo de arboles andantes.

La exterminadora y Doc se colaron en el polideportivo que servía de invernadero. El mismo en el que en su día les pareció ver esos arboles.
El edificio continuaba abandonado, y en la gran sala donde se encontraba el invernadero, detrás de este, seguía el pequeño bosque. Un pequeño bosque sin nada que llamara la atención, salvo que nunca lo habían visto de cerca y la última vez que estuvieron allí Nihil vió desde el "otro lado" lo que parecían unos arboles humanoides gigantes.

Al haberse infiltrado de noche atravesar el invernadero iba a ser muy complicado, y si luego tenían que huir la cosa se iba a complicar de verdad, así que Irah optó por intentar entrar en la vorágine con ayuda de Doc.
Quizás fuera el campo anti-psiónico de Sanse, puede que alguien hubiera dejado una trampa, o quizás simplemente Irah la cagó, pero sea como fuera Irah no solo no pudo activar su modo Predator sino que un par de arbolmechs de Sanse se activaron y avanzaron hacia ellos arramblando con el invernadero y cualquier otra cosa que se encontrara a su paso.


Le falto tiempo al grupo para salir cagando leches de Sanse, y mas prisa aun se dieron cuando los arbolmechs atravesaron las paredes del polideportivo para salir detrás de ellos.
Incluso no tuvieron reparo en aplastar la empalizada en busca de sus presas, aunque poco después de salir del asentamiento volvieron a este.
De nuevo el grupo desconoce si los arbolmechs estaban ligados de algún modo al bosque donde los habían encontrado, o el intento de Nihil de crear un señuelo psíquico había servido de algo.

El grupo regresó al puesto de observación desde donde pararon para tomarse un respiro.
Las cosas se habían torcido y estaba claro que la guarnición de Sanse estaba alerta. Tan claro estaba que Irah no se cortó un pelo en aprovechar para derribar centinelas con su rifle de francotirador.
"Para ayudar a nuestras tropas cuando vuelvan. Pena que no podamos encargarnos de esos arboles."
Algo se iluminó en la cabecita de Elodin. De hecho... si!, por algún motivo esa misma mañana había preparado un proyectil especial para Willy (el mortero, Elodin le pone nombres a los chismes) especialmente preparado para desforestar y aniquilar vida vegetal.
Nota: el Genio tiene un movimiento especial, Augurio, que le permite este tipo de ajustes en la continuidad.
De este modo Elodin lanzó el proyectil sobre Sanse. Un disparo que explotó como un fuego artificial sobre el asentamiento, cubriendo todo de un extraño liquido verde lima.

Los primeros resultados no tardaron en llegar. Cuatro arbolemechs salieron cubiertos en llamas del pueblo, cada uno en una dirección diferente. Inanna, el buho de Elodin, siguió las ordenes de su creador y siguió a uno de ellos.
Por desgracia lo siguiente que vieron fué como la población del asentamiento también huía cubierta en llamas de color verdoso mientras su carne era devorada por el fuego.
Las estructuras también cedieron ante el calor, y algo hizo reacción en el invernadero, nada raro teniendo en cuenta la cantidad de diferentes componentes allí, que ocasionó la explosión de ese edificio.

Sobra decir que las caras de sorpresa y horror del consejo eran un poema.

Cuando por fin se calmó todo y el ultimo de los habitantes de Sanse terminó de consumirse un silencio sepulcral lo cubrió todo.

El grupo avanzó entre los restos hasta lo que quedaba del pueblo.
Allí, crucificada y consumida por las llamas, sin labios ni orejas, apenas sin piel en su cuerpo, con las cuencas vacías donde se habían derretido sus ojos... allí estaba el cadáver de Pimienta.
Pimienta no respiraba.
De hecho no Doc no pudo encontrarle el pulso... o eso pareció en un principio.
Pimienta tosió y se movió entre espasmos. Sorprendentemente estaba viva. ¿Un milagro?. En ese estado mas bien se trataba de una maldición.
"Ma-ta-me..." fué lo que le pareció entender a Doc, quien con lagrimas en los ojos miró a sus compañeros.
"Mantenla con vida" ordenó Irah para sorpresa de todos, y eso fué lo que hizo Doc. Por algo era un Ángel.

El silencio volvió a adueñarse de la escena.
Solo el viento se atrevía a interrumpir el momento... ¿el viento?, mas bien parecían gritos de ayuda.
Desde el otro gran edificio, algo que en su día podrían haber sido oficinas pero que se había convertido en una gran concentración de chabolas unas encima de otras, parecían llegar las voces de mas supervivientes.
Atrapados entre los cascotes, debajo de todas las chapas fundidas de las capas mas externas de chabolas, algunos habitantes del asentamiento parecían haber sido capaces de sobrevivir.

El grupo se acerco a ayudar con una mezcla de ilusión ante la perspectiva de que quedasen supervivientes, y la moral completamente destrozada por la masacre y las heridas de Pimienta.

Irah logró comunicarse con los habitantes de Sanse atrapados, y descubrió que Tuercas estaba entre ellos.
El trato fué claro: Si entregaban a Tuercas les ayudarían a salir. El si no tardó nada en llegar después de lo que parecieron los ruidos de un linchamiento publico.

Entre todos comenzaron las labores de rescate, pero les llevó toda la noche y hasta el amanecer, cuando llegaron el resto de soldados de Alcobendas, no lograron abrir un hueco lo suficientemente grande para que comenzaran a salir.

El primero en salir fué un niño, para mosqueo de Irah, quien había agotado su paciencia esa noche y exigió que le entregaran a Tuercas o abriría fuego contra el siguiente en salir.
La desesperación era superior al miedo, y una nueva superviviente salió de entre los escombros. Irah no dudó un momento y le disparó en las piernas.
"O nos entregáis a Tuercas o no dejamos salir a nadie."

En menos de un minuto la cabeza de Tuercas salió rodando por el agujero.
El resto de supervivientes fueron rescatados sin problemas, e incluso Doc ayudo a curar a la herida en la pierna.

En total habían sobrevivido una veintena de personas.
Incluyendo tres traidores del grupo inicial que abandonó Alcobendas con Tuercas.

Mientras se producía el rescate Máscara había insistido en numerosas ocasiones a Doc para que le dejara ver a Pimienta. Estaba muy preocupado, y el hecho de que no le dejaran verla no hacía mas que incrementar su nerviosismo.
Probablemente eso hiciera que mientras el resto del grupo reflexionaba sobre que hacer con los supervivientes, y especialmente con los tres traidores, Máscara optara por ajusticiarlos sin mas.
Ciertamente eso acabo con todos los problemas sobre si exiliarlos, castigarles, reinsertarles o que hacer...
Al resto de supervivientes se les ofreció la opción de regresar a Alcobendas y unirse al asentamiento.

En cuanto a Sanse... ya habría tiempo para pensar que hacer con los restos del asentamiento. Cuando supieran si el terreno volvería a ser fértil de nuevo, por ejemplo.

Una vez se despejó la entrada Nihil y Elodin se colaron para buscar el inhibidor psi. Fuera lo que fuera seguía activo, y no tenían la menor idea de cual podía ser su origen.
Y hablando de Nihil. Irah se fijó en las reacciones de los soldados ante su presencia. No se les veía especialmente sorprendidos ni molestos. Cierto es que aquellos soldados eran los que habían permanecido cuando Tuercas se fué precisamente por discrepancias sobre la estancia del enano en el asentamiento. Sin contar otros que se habían unido después provenientes del tren-ciudad.
No, no parecía que el psíquico estuviera en peligro. Y solo eso ya era un buen comienzo.


Ahora, mientras dejamos que entren los títulos de crédito, escuchemos algunas de las preguntas que comenta el público.
- ¿Que será de pimienta?
- ¿Quien le hizo eso?, ¿fué el mortero de Elodin o ya la habían torturado antes los hombres de Tuercas?
- ¿Que secretos conocía Tuercas?, ¿por que Sanse tiene un muro anti-psi?

.oOo.
  • AW Alcobendas. PNJs
Seguimos presentando los multiples PNJs que pueblan el pequeño asentamiento de Alcobendas.
    • Bordillo
Uno de los pocos amigos que hizo Nihil en la primera temporada.
Un viejo soldado de vuelta de todo que no se fía de las apariencias ni de los rumores.
Un solitario, si, pero también un superviviente.

    • Matorral
El líder de los recolectores de Alcobendas.
Un tipo organizado y dedicado, que sabe desenvolverse en las peligrosas tierras post apocalípticas de Madrid.
No es un héroe, y lo sabe, de hecho se califica a si mismo como un cobarde. Pero esa misma precaución que le permite mantenerse lejos de los problemas la extiende al resto de recolectores, y es por ello que los demás siguen los consejos de este curtido explorador.

    • El pequeño Timmy
Uno de los muchos críos que pueblan el asentamiento de Alcobendas tratando de sobrevivir en un mundo dado la vuelta.
Muchos dicen que hay que ser un hijo de puta para hacer lo que es necesario para salir adelante en este mundo. Si eso es verdad el pequeño Timmy parte con ventaja. Es el hijo de Ambrosía, una de las primeras chicas del local de Pomelo, y una de las que murieron poseídas por Pútrido, el antiguo líder del asentamiento.
Tampoco es que la vida le haya cambiado mucho a el pequeño Timmy. Sigue frecuentando La Piedra con la misma familiaridad que antaño, y recibiendo el cariño de todas las prostitutas del local. El resto del pueblo sigue ignorándole en el mejor de los casos, o tratando de aprovecharse de él, lo que hace que normalmente no se fié de nadie.
Es frecuente verle imitando a los soldados que se encargan de la defensa, y es probablemente la persona que mejor conoce todos los escondrijos del asentamiento.
En la primera temporada Nihil descubrió que el pequeño era resistente a sus poderes.

  • AW Alcobendas.
En capítulos anteriores de #AWAlcobendas...

Intro y resumen primera Temporada
T02C01 - Presentación
T02C02 - Temblores