jueves, 6 de noviembre de 2014

[Desafío30días2] Día 6 – Odias los juegos de rol porque…

¿pero que mierda de pregunta es esto?
Si tuviera que odiar algo de los juegos de rol sin duda sería el complejo de inferioridad que parecen tener, y el miedo al cambio. Hablando de los juegos de rol como productos comerciales, los manuales, vamos.

La sombra del D&D pesa muchísimo, y parece que cualquier cosa que no se adapte a este patrón debe ser ignorada como algo inútil, o pisoteada porque se ve como una amenaza.
Por no contar con que cualquier cosa fuera de ese estandar de manual gordo, suplementos, dados, fichas, mapas, figuras, mas suplementos, un Master y varios Jugadores, preparar la partida, pobre Master que tiene que preparar tantas cosas, etc... ni siquiera es rol, y ya andamos con la bronca de siempre.

Vemos otros hobbies y tratamos de que el rol tenga los mismos atractivos que estos, precisamente porque mucha gente ha dejado el rol para irse a jugar a estos. Da igual que sean juegos de mesa, de minis, o videojuegos, la cuestión es intentar que la gente no deje el rol por esos entretenimientos.
¿Acaso nos sorprende que la gente deje el rol por esos entretenimientos en concreto?
Curiosamente esas aficiones suelen ofrecer lo mismo que ofrece el planteamiento de Gygax sobre el rol (que de hecho ni lo llamaba rol...), pero mejor. Normal que la gente prefiera hacer algo de forma mas rápida, mas efectiva, mas visual, mas espectacular... mejor en definitiva.

Intentar competir con esas aficiones es luchar contra los elementos. Y, lo que es peor, es renegar de lo que hace especial al rol.
Precisamente el rol es fuerte en lo que en todos esos hobbies no se puede hacer: dar completa y absoluta libertad a los jugadores.
Pero nosotros erre que erre intentando sistematizar, acotar, reglar, meter mas dados, mas mapas, concretar, y ahora minis, y ahora pantallas espectaculares... que ha pasado con la imaginación?

No estoy en contra de las reglas. Cada cual juega con el volumen de reglas que prefiera.
Pero si que me toca las narices cuando esas reglas impiden jugar a rol. Cuando nos perdemos en las reglas, cuando discutimos por usar esta tabla, cuando no podemos hacer algo porque no lo contemplan las reglas, o cuando simplemente no se puede jugar a rol porque faltan reglas de subida de nivel.

Todas esas tonterías no me impedían pasármelo bien jugando con los LEGO cuando era pequeño. No las necesitaba para jugar a los G.I. Joe. Me lo he pasado de miedo jugando a Polis y Cacos y nunca tiramos un puñetero dado.

¿Cuando volveremos a poner la imaginación en su sitio y perderemos el miedo a hacerlo todo por el manual?