miércoles, 19 de noviembre de 2014

Friki old school, friki del renacimiento

Cuando puedes encontrar friki en la RAE es que ya no se trata de algo tan raro.
Aunque, claro, otra cosa son las acepciones que la RAE acepta.
friki.(Del ingl. freaky).1. adj. coloq. Extravagante, raro o excéntrico.2. com. coloq. Persona pintoresca y extravagante.3. com. coloq. Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.

Actualmente se usa como una mezcla de todas ellas, y solo por el contexto puedes llegar a tener claro que se quiere decir realmente.
Quizás uno de los motivos por los que le tengo tanta manía a esta palabra y me gustaría encontrar una mejor para sustituirla...

Por suerte el uso actual de friki no es completamente despectivo como a principios de siglo, cuando se puso de moda usarlo como sinónimo de "esperpento". Ahora solo es llamativo, fan, aficionado... y de vez en cuando rarito. Pero desde el momento en el que existe la frase "friki del futbol" hablamos de una palabra de uso habitual.

Y, claro, cuando llevas desde los 80 utilizándola no tienes muy claro si alegrarte o entristecerte.

Ya no hablamos del friki clásico, el nerd de los 80:


Y por suerte hemos dejado de lado el friki esperpéntico del que se nutrieron los programas de TV... auténticos freaks.


Ahora tenemos una plétora de perfiles que pueden pasar por frikis, pero yo sigo echando de menos el friki clásico.
El perfil que los que comenzamos a utilizar esta palabra en los 80 teníamos en común. Cuando el único friki que conocía el publico era el presentador de un programa de futbol, el señor Juanma Iturriaga:


Que no es que fuera friki ni nada por el estilo, simplemente presentaba un programa que se llamaba así.

El friki de los 80 era simplemente un aficionado a un montón de pasatiempos minoritarios. Desde el cine de ciencia ficción al rol, pasando por los juegos de miniaturas, los comics, los videojuegos, las novelas de fantasía, la cultura japonesa... realmente era un perfil polivalente cuyo denominador común era la importancia de la fantasía y la imaginación en todas sus aficiones. Bueno, claro, y el hecho de ser muchas veces el rarito de la clase porque te gustaban todas esas cosas.

Curiosamente todos esos hobbies minoritarios han despegado actualmente en mayor o menor medida, lo que ha generado multitud de perfiles diferentes y especializados. Del gamer al rolero, pasando por el otaku o el seriefilo.
La oferta es ahora tan amplia que raramente te encuentras a alguien que pueda estar al tanto de todo.

Antes era muy sencillo.
Con una película de ciencia ficción al año... cuando la había, pocas novelas de fantasía reseñables, y un mercado de comics y rol que se nutría principalmente de la importación, al final todos los frikis veían, leían y jugaban a lo mismo. Del Imperio Cobra a Star Wars, pasando por Galactica (la serie original)  y las novelas del Señor de los Anillos.

El friki de toda la vida era todoterreno.

El friki actual está especializado.

El friki de toda la vida era un hombre del renacimiento.


Y yo me quedé ahí estancado.
Con Robotech y el Enano Rojo. Con El Tapiz de Fionavar y Magic the Gathering. Con Robocop y Superlopez. Con tantas y tantas cosas que dejar cualquiera de ellas de lado me parece una aberración, e incluso ahora que la oferta es enorme no puedo evitar intentar estar al día de todo.

Me gusta probar un poco de todo. Saber un poco de todo.

Sigo siendo un friki del renacimiento.