jueves, 28 de noviembre de 2013

[Desafío30días] Día 28 - Definete como master / narrador

No soy un arbitro. Eso lo tengo claro.
Si alguien necesita un arbitro que se relea las reglas o juegue a un juego de mesa, que yo he venido a jugar a rol no ha perder el tiempo discutiendo reglas.

Puede que sea una apreciación innecesaria, pero creo que indica por donde van los tiros.

Para mi las aventuras tienen como protagonistas a los PJs de los jugadores, y deben contar historias. Las historias de estos PJs. Es decir, ponerles en dificultades y ver como se las apañan.
Puede que no sean los mas poderosos del lugar y que no todo en el mundo gire alrededor de ellos, pero a efectos de la partida ellos deben estar debajo de los focos. Siempre.

Y para hacer ese tipo de cosas necesito que los jugadores desarrollen sus PJs, darles cancha. Es por eso que me llevo fatal con los one-shoots, o con las aventuras de tipo railroad.

Como Master no preparo aventuras, planteo situaciones.
No escribo un guión, como mucho pienso un par de hechos puntuales y trato de definir a los PNJs que pueblan el mundo alrededor de los PJs.
Esto viene a resultar en que la partida son un montón de piezas sueltas donde tiro a los PJs y veo como reacciona el entorno (vamos, que sigo arbitrando al estilo de la otra vieja escuela).

De hecho incluso arbitrando módulos me salgo por la tangente si la partida lo pide.
Se coje el libreto, se aparta y seguimos. No voy a parar una buena sesión solo porque no es lo que se esperaba que hicieran los PJs o porque han hecho algo que no estaba contemplado. Todo lo contrario, veamos por donde sale esto!!
Parte de la diversión de ser Master es precisamente ver como lo que has planteado adquiere vida.
Si ya sabes como va a terminar todo de antemano no estás aprovechando todo lo que te puede dar el rol, estás contando una historia en la que los jugadores dan unas pinceladas de color. Por eso mismo no planteo campañas, sino que preparo situaciones iniciales que creo que pueden dar mucho juego, con muchos intervinientes con intereses opuestos, y, si acaso, intenciones de acción para un par de sesiones... pero son solo intenciones, porque luego puede que todo cambie.

Me interesa que los jugadores se impliquen con la partida, y para eso les suelto caramelitos que les interesen. Evidentemente para esto ayuda mucho conocer a los jugadores o tener bien definidos a los PJs.
Pero siempre hay algo con lo que puedes tentarles. Algo que les llega. Desde lo mas sencillo a lo mas retorcido.
Puede ser un objeto inteligente, un escudero leal, una huerfanita... yo me dedico a tirar el anzuelo y tarde o temprano alguno picará. Y eso me permite jugar a lo que realmente me interesa, que es ver como se desarrollan los PJs y como hablan los jugadores, como planifican. Como se han metido en la partida.
Si te puedes recostar y dejarles discutiendo sobre la partida sin necesidad de que tu intervengas... triunfada.

Evidentemente esto hace que mi respeto a las reglas sea entre nulo y mínimo. Sin embargo, cosa curiosa, nunca se me quejan los jugadores. Supongo que saben que lo hago por la partida, y que igual que a veces les fastidio otras les beneficio. O quizás no doy pie a discusión... o quizás es que no se me nota... pues la verdad es que no lo se, pero no me discuten las reglas. Tendré que preguntarles por que, porque el mismo grupo con otros Masters si que pone discusiones de reglas en la mesa.

No soy de mapas, ni de crear fichas de PNJs... porque no me importan realmente.
De hecho creo que mis descripciones de los lugares son bastante pobres. Me quedo con las dos o tres cosas que me interesan y listo.
Y los PNJs igual. Me da igual cuantos PV tenga, o su equipo, lo que me interesa son sus motivaciones y que papel juega en la historia. De hecho no tengo ningún problema en trucar los combates para que los PNJs realicen su labor, y que el combate dure mas o menos o tenga un desenlace interesante. Un anillo con hechizos de contingencia, pociones que no aparecían en el listado de equipo del personaje... da igual, si es creíble y parece apropiado para la situación... entonces es aceptable y no hace falta andar pensando en todos y cada uno de los detalles con antelación.

Problema - porque no todo va a ser un paseo de rosas - si los jugadores no pican mis anzuelos, no tienen interés, y no se mueven solos, la aventura se me para completamente y me quedo a medio gas.

A veces puedes usar el truco de los ninjas, y resolver el parón con un combate sin sentido, pero como me gusta tenerlo todo hilado, si no tiene sentido un ataque por sorpresa... pues no hay ataque por sorpresa.

Soy un Master de contar historias. Las historias de los PJs.